sábado, 31 de diciembre de 2016

Varios Artistas- American Splendor soundtrack (2003)

Se van los negros nubarrones (hechos de ozono en desintegración y radiación UV solar) de los días previos a navidad, llega la paz familiar del yule y el fin de las hordas de compradores irónicamente muy furiosos para una fecha de dizque unidad, fraternidad y amor. Entonces llegan las ganas de escribir nuevamente, de contar que weás he hecho, aunque les importen una verga perolaweaesmía, y decir "uye que tiempo sin venir por aguí logo, el weón virao". Fue por eso mismo, no tenía ganas de nada y las fechas no podían valerme más callampa, sin importarme los posts especiales de la fecha ni esos rituales de los que siempre me he sentido tan orgulloso y dichoso de publicar. Nunca entren a la horrible industria del retail, niños... a menos, claro que sean bots o androides o de esas razas hiperracionales de Star Trek, pero sí así fuera no entrarían, así que no.
 Puta, se va el año po. Bacán, porque fue una mierda. No es que pueda decir lo contrario de los anteriores o jurar de guata que el próximo no lo será, pero me cago que fue malo. Comenzó con artistas muertos y terminó con más artistas muertos, poca plata en mis arcas y puta, que decir del departamento de asuntos mamones... primera vez en un año que lo intento con decisión y tantas veces y enésima vez que fallo miserablemente en todo. Pero que tanto un friendzoneo más a estas alturas po, o una mina con pololo o la que simplemente no me pescó. Media weá. Tengo música [lágrimas masculinas retenidas]. Y hablando de eso, mal ahí también, porque puta que subí pocas cosas en comparación con el año pasado, cuando pensaba seriamente dejar morir en el desierto este tugurio de shitty posts y godly music. Ahora había motivación, habían aires de cambio, bríos y pujanza, últimamente más pujanza que nada, pero el cuerpo cedió, la mente la siguió y terminé chopico. Llegaron mejores días, pero cuesta reponerse, más cuando los juegos están tan buenos.

 Una valiosa enseñanza que busqué recordar mucho este año fue "la represión es la raíz de las neurosis", pero puta que me hago poco caso. Llevaba meses queriendo ver American Splendor por milésima vez pero, a parte de no encontrarla nunca, posponía la búsqueda para pasar incontables horas viendo el historial de facebook para hallar el punto en que "la cagué". Anteayer me decidí a ver la peli en youtube, sin subtítulos a lo macho pelo en chope y volví a sentir el impulso creativo en mí. El problema es que, como todo plan de vida, desapareció al otro día por olvido y volvío en recuerdo, pero sin la misma fuerza.
 Que hermosa película, American Splendor. La ví más o menos por el 2009 en la casa de un amigo en DVD, quien me dijo "cacha esta película, se la prestaron a mi viejo, está re piola y tiene pura música wena". Para quienes no la han visto, es la película biográfica basada en la vida y obra de Harvey Pekar, escritor estadounidense nacido, criado y enterrado en Cleveland, creador del comic underground American Splendor y brillantemente interpretado por Paul Giamatti. La vimos y la historia se me hizo inexplicable y vagamente familiar. Claro, conocía al artista del comic Robert Crumb, dibujante de sus primeras historias, pero aparte había un ambiente de familiaridad con la vida de Harvey. Sentí una rara empatía con Pekar, desde la primera escena en que Pekar niño va a pedir dulces con los vecinos sin disfraz, argumentando que no era un superhéroe, solo era un niño del barrio que quería dulces. Define mucho el carácter y el destino de Harvey de ahí al final. Y la verdad es que, como persona, a Harvey Pekar, cuyo trabajo desde entonces empecé a buscar por todas partes y terminé encontrando disperso en algunas tiendas de comics nacionales, lo considero una gran inspiración y motor de motivación... cuando me acuerdo, claro. Su máxima de vida era "la vida es una guerra donde sabes que no ganarás, pero no puedes rendirte sin haber luchado" y se me hace imposible no concordar con él. El universo es un lugar hostil para nosotros, seres endebles susceptibles a cada ligero cambio en lo que consideramos perpetuo, indiferente a nuestra existencia, pero es nuestro trabajo, decía Camus (más o menos), rebelarnos contra este y al menos dar la batalla, aún sabiendo que perderemos, que la roca de Sísifo volverá a rodar cerro abajo, pero ocuparnos en esa labor a la vez nos rebela contra quien nos endilgo la labor inútil. No estoy muy conforme con lo último que puse, pero es lo que siento de momento.
 Hace unos seis años que Harvey perdió la guerra, pero dio una dura batalla contra el cáncer, que le otorgó una tregua temporal hasta que le pilló débil y cansado. También se dice que fue por una sobredosis accidental de antidepresivos. Lo importante es que su legado vive y, aunque nunca fue muy popular fuera de su tiempo (70-80), fue feliz con sus reseñas de jazz, ensayos políticos y de historia.

 De todas formas ¿que hace tan grande, trascendental y digno de mencionar su trabajo? Nosotros, bloggers, deberiamos tenerlo en consideración cada vez que tiramos referencias personales sin miedo a la crítica y al "a quien chucha le importa" en la web, pues ya en los setentas osó (se arriesgó, mejor dicho) a desafiar las normas del comic, sean del CCA o Underground, escribiendo sobre personajes reales viviendo situaciones de lo más ordinarias y cotidianas. Los protagonistas de sus cómics eran sus vecinos, compañeros de trabajos, parejas y sobre todo él mismo, ilustrando sus pensamientos y filosofía personal mientras lava la loza, compra en el supermercado o estira el brazo en su cama contemplando su soledad. Trajo una obra autorreferente y autobiográfica al mercado sin que sea un personaje destacable o importante a nivel medíatico y cautivó a un público. Casi casi como lo hacemos varios. Pero lejos de nuestra área ya cachamos que también revolucionó el comic conocido hasta entonces, donde solo la novela gráfica elevaba a un nivel de mayorrrr... (chuta, no quiero decir "calidad argumental" para que no parezca que le bajo el perfil al comic tradicional, pero ya lo dije) factura, lejos del formato tradicional del superhéroe, los animales antropomórficos y los personajes grotescos hipersexualizados de la escena under. Loco, cuando les digo que tiene historias en que hace fila en el super es en serio, pero aún así estoy simplificando algo al resumirlo, pues como bien dijera Harvey "la vida común es un asunto muy complejo".

 La banda sonora de la película consiste principalmente en jazz, pero son para nada temas tomados de manera accidental. Como mencioné más arriba, Pekar era crítico de jazz... no uno de alto reconocimiento, eso fue algo que siempre le dolió, no ser tomado en serio por la prensa especializada, pero era un amante del jazz con harto conocimiento para compartir y las melodías seleccionadas tienen relevancia dentro de sus críticas (Oscar Peterson y Lester Young, Joe Maneri, Dizzie Gillespie, John Coltrane...), música incidental que suena en los comics (Ain't That Peculiar de Marvin Gaye), gustos compartidos con Bob Crumb (Jay McShann fue el artista con el cual se conocen en la película en una venta de garage; en el comic se conocen por un amigo en común que los presenta en base a sus aficiones por el comic y el jazz antiguo) y ragtime de la vieja escuela (R. Crumb and his Cheap Serenaders, banda de revival de "viejitos" del dibujante Robert Crumb). Si cada tema representara al disco al que pertenece originalmente, correspondería con cuea al 2% de su colección, pues era un coleccionista casi compulsivo, llegando a sacrificar relaciones por sus problemas de espacio y orden. Hay también un tema compuesto para la película (Time Passes Strangely), que no envidia para nada a la otra pieza de Oscar Peterson ni a Miles Davis, transmitiendo el dolor y la amargura del período de quimioterapias al que se sometió Harvey. Yo cacho que si no hubiera visto la película nunca y escuchara el soundtrack igual me arrancaría gordos lagrimones. A pesar de que su vida, excluyendo el cáncer, no es en exceso melodramática ni nada, está llena de tantos episodios tristes que calzan super bien con la música y por eso mismo es que no veo como no identificarse con él. Su largo conflicto con su soledad, sus relaciones mal llevadas por la prisa en asegurar un compromiso, su eterna estadía en un trabajo sin salida ni oportunidades después de dar tumbos por varios otros, las contemplaciones filosóficas ante cada acto diario... un avatar del hombre común luchando contra su destino, forjándolo a mano desnuda y quemándoselas con las adversidades.


Cuento corto porque hay que hacer presencia en la familia, aquí tienen el link y [si quieren pueden parar de leer acá] digo que es ahora que va a terminar el año de mierda rápido que la obra de Pekar vuelve a inspirarme. Espero esta vez, por fin, volver a tomar un lápiz y ver si algo de su proyección introspectiva renace en mí y por fin venzo a toda autocrítica y hago alguna weá productiva. Gracias por todo Harvey Pekar, master.
Por otra parte, no gracias a la muerte por la recolección de almas y a la comunión de los movimientos de traslación/rotación con mi reloj circadiano por acelerar este año. Jódanse.
Ah, y saludos a la familia que me recogió en navidad cuando venía con mi gente de vuelta de La Portada a pata y nos dejó en la cresta de la loma, pero nos ayudó a volver. En especial a la hija mayor. Ah, y gracias a ti, fiel (o infiel, novato, hater, quien sea) lector por suponer que había subido algo antes de fin de año. El mal año económico también repercutió aquí; no sé por qué ni como chucha, pero vieron que lo hizo.

Para cerrar, otra cita del vate de Cleveland (onda pa rellenar-rematar): "La vida es sobre mujeres, conciertos y ser creativos".
Keep on truckin', amicos y nos vemos en otro año cargado de desventuras y esas desdichas que con el tiempo te dan risa. Feliz año nuevo.

sábado, 19 de noviembre de 2016

Zeal and Ardor- Devil is Fine (2016)

 Algo que aprendí viendo Los Simpsons desde siempre es que un especial de Halloween igual puede hacerse en noviembre porque razones. Fueron buenas fiestas, ¿no? Claro, muy como las weas, super fomes y con trabajo, pero participé en un concurso de disfraces de Los Simpsons Chilenos y aunque no gané puedo decir que fue un placer participar con el irlandés y la señorita de las curvas pronunciadas. Después de eso PAF! dos semanas de conjuntivitis y ojos de tomate. Pero faltó algo, hacer la tarea y traer la música que, según Jackie DeShannon, el mundo necesita ahora. No, no era amor, entendieron mal. Y fue Hal David, másquenlo "anal retentives".

 Si en el post anterior le tocó a Dios en calidad de juez ser el personaje principal, ahora le toca al otro weón: el cachuo.
 La página de Facebook de The Holy Filament ya ha contribuido más de una vez en presentar nueva música: me pasó con Lerdo, con Sorbaco, con bandas de colaboradores de Patton (no necesariamente buenas ni intedezantes) y por abril presentó una primicia de bandcamp, la plataforma online que miles de artistas independientes usan para promover sus trabajos y ganar su platita. Emm, claro, ahora le estoy quitando unos tantos, varios, billetes al muchachón, pero queda en ustedes comprarlos con mejor calidad, ¿no? Yo no soy tan de comprar el mp3, no sé, no se me da. Bienaventurados aquellos que sí lo hacen (me retracto, lanzó este EP en formato vinilo, así que si les interesa llevarle un regalo pal abuelito regalón ya saben que comprar).
Ah, a lo que iba. The Holy Filament publicó por esas fechas un artículo sobre una "banda" llamada Zeal and Ardor, que presentaba una innovadora mezcla entre el blues y el black metal. Mira po weón, BLUES y BLACK METAL. ¿Que tienen en común? Bueno, que son negros. Lel. No, estoy webeando, la verdad es que son estilos muy disímiles, a pesar de que el rock, hijo y padre de ambos estilos, comparten raíces pues suenan completamente diferentes. ¿Como se combina eso, entonces, para que no suene mal?
Si algo hemos aprendido hasta ahora, después de escuchar tanta cosa, es que puedes mezclar lo que sea y siempre quedará bien. Bueno, hay que saber hacerlo, obvio, pero si no igual habrá alguien que guste de lo que lograste. El mundo es grande y lleno de gente miserable abierta a todo. Aparte siempre insistiré con que el futuro de la música está en la fusión extrema.
 Para empezar, la banda en realidad un proyecto del músico multi-instrumentalista neoyorkino Manuel Gagneaux que algún día pensó que sería gracioso escuchar gospels pero dedicados al diablo. Es más, aunó ideas cuando presentó su música en la sección /mu/ de 4chan, donde cohabitan snobs y trolles por igual y hacen mierda o adoran a muerte todo lo que emita sonido, y vio que su música era bien recibída, obviando a los clásicos troles que pasaban de /b/ a /mu/ por joder un rato. En un thread todos posteaban un estilo musical que les viniera a la cabeza y lo típico, salió harta mierda rara entremedio, pero por ahí vio "nigger music" y "black metal", que lo llevó a pensar ¿por qué no? Y eso deja claro también que no es solo blues lo que Gagneaux metió al caldo, pues también puso una pista electrónica más cercana al hip-hop, hartos toques de rythmn and blues y el ya mencionado gospel; todo lo que le sonara a negro. En su juventud fue asiduo a varias bandas de black metal y recordando su pasado dizque malulo pensó en como sonarían canciones de plegarias pero dirigidas al diablo. Que decir po, el resultado pega. Sobre todo porque Manuel tiene un vozarrón rasposo digno de un bluesman de los años 30, como si sus genes recesivos se activaran cada vez que hace atronar sus cuerdas vocales y diafragma canalizando a los fantasmas del sur de los Estados Unidos. De hecho no son pocos los que creen que la voz está sampleada de algún músico de la época, porque puta que suena igual.
 A la primera mención de "blues metal" nos viene la pregunta que abrió el tema: ¿que tienen en común? En lo acústico espero que, como yo, compartan lo ya dicho, que todo puede combinarse si se usan las herramientas adecuadas y se tiene talento para equilibrar los elementos, pero la similitud en este caso va más allá de la práctica y del blues como base primigenia del género y todas esas weás. Lo primero que pensé, y que Gagneaux confirmó cuando leí unas entrevistas sobre su proyecto, es el vínculo "satánico" de ambas corrientes musicales. El blues fue forjado a base de penas, dolor, muchas muertes, asesinatos, drogadicción, adulterio, locomotoras y uno que otro pacto diabólico. El más famoso es la legendaria reunión de Robert Johnson con el diablo en un cruce de caminos cercano al Mississippi, que inspiraría su canción "Crossroads", sumando coincidencias líricas con "Me and the devil blues" y "Hell Hound on my trail". La verdad es que "The Crossroad blues" no da ningún indicio de que ande buscando al diablo en el campo de noche, mas si suena más cercano a un negro atrapado por la noche en la carretera en tiempos en que era peligroso para ellos ser atrapado de noche por una turba de blancos cogote rosado esperando linchar a quien no comparta su color. Como sea, la leyenda lleva años establecida y vende bien. Por otra parte, a lo largo de su historia el black metal (la corriente no nihilista, al menos) siempre ha practicado abiertamente su apoyo, culto y simpatía por Satanás, Lucifer, el Diablo, Lucífugo Rofocal y cual sea el avatar suyo que elijas. Históricamente ambas facciones tienen cosas que compartir y solo bastaba que alguien bien motivado los presentara y los pusiera a trabajar en equipo.
 Pero la pregunta clave en realidad es ¿que tanto de black metal y que tanto de blues hay? Si, las otras preguntas fueron puro relleno. Puta, no soy estadístico, pero puedo decir que ni fú ni fá. A pesar de los elementos ya mencionados de la música negra tradicional (cantos gospel, call and answer de los "negro spirituals" y el toque desgarrado del blues sureño), destacables en Come on Down, y hay mucha instrumentalización con guitarras distorsionadas, baterías aceleradas y growls laríngeos, pero tan poco de cada cosa que la suma total parece dar algo nuevo. Y puta, hay un tema que tiene base estilo hip-hop po (Sacrilegium I) en que no sé que pasa, más otro que parece de película de cabros chicos diabólicos a la Niños del maíz sumado a una recitación de varios demonios del Ars Goetia (Children's Summon y Sacrilegium II). La cosa es que, para hacerla fácil, digamos que es black metal y blues en los tags.
Las letras son las medias plegarias, perfectas para asustar mormones y testigos de Jehová que sepan inglés, pues acá los esclavos negros claman por sacrificios humanos (In Ashes), sangre corriendo en los ríos (el gospel de Blood in the River) y nos recuerda que el único dios bueno es el dios muerto. Con eso ya veo ateos regocijándose con cautela y con "What's a killer like you gonna do here?" tenemos a asesinos en serie vacilándose un buen jazz vieja escuela ante la parrilla con la carne que trajo Andrei Chikatilo.

 Creo que eso sería de momento, mucho ruido y pocos doritos de mi parte, pero he estado de ánimo raro desde fines del mes pasado. Debe ser la falta de plata y no tener suficientes discos en Discogs. Voy a hacer una weá super pajera esta vez, espero que sea la última, pero es que tuve problemas ripeando el disco y cuando intenté retomar el asunto ya lo habían borrado de bandcamp y de youtube. Tengo tres temas todos cagados en el pendrive y obviamente eso no sirve, así que como reemplazo les dejo el link de un blog que lo subió hace unos meses y fue más al punto que yo a la hora de describirlo. Véanlo y tasarán.
Si eventualmente muere el link me avisan y lo subo por mi cuenta, de momento prefiero no "robárselo" al compañero y mandarlos a su casa.
A todo esto, el único post polémico del blog, el de cierta banda de metal chilena, sigue recibiendo el odio de un anon über-true (quizás de más de uno, quizá de una comunidad completa o de la misma banda) que le da con la misma perogrullada de que soy poser y no se ná. Puta, bien, poser no soy (o sí, da igual) porque no tengo ninguna pará e ignorante soy porque todos lo somos, de una forma u otra. La weá difícil, en tu caso estimado fome culiao, es aceptarlo. Al menos el weón me visita el blog todos los días, las estadísticas lo sapearon. Vive tu vida weón, ni siquiera hablé mal de la banda y ese disco culiao me gusta caleta.

domingo, 23 de octubre de 2016

Aphrodite's Child- 666 (1972)


¡PWA PWAPWA PWA PWAAAAAAAA! [Sonido de trompetas de reggaetón/Calle 7]
Ya, hace rato que llegamos al fin del especial "Vi'a Shile coshino culiao" y tenía que darle inicio al especial de Jálogüin, alias Samhainmusikfest. Pasamos de una fiesta patriotica a otra más extranjera que nosotros en estos lares y tiempos, pero más antigua que la primera civilización oficial. Siempre lo digo, no tenemos para que celebrar esta weá, no nos corresponde, pero si sirve como momento de algarabía, comilona y controversia entonces no veo por qué no. Es por eso que estoy en medio de una investigación histórica para ver como adaptar la fecha a nuestro calendario, onda para tener mi propia fiesta y que nadie webee con sus nacionalismos ni sus pokes ni sus mons. Ojalá la motivación no me pare a mitad del avance, como siempre pasa. Jajaja, sabemos que así será.

 Si me pidieran resumir a Grecia al vuelo por conceptos y personajes la lista no sería muy larga: filósofos clásicos gritando "TOGA TOGA TOGA ¡2000!, crisis financiera, lol democracia, Zorba El Griego, hermosas casas blancas mirando al mar, Nana Mouskouri, wasssshita Alexis Bledel intepretando a la mina con ascendencia griega de esa película en que unas amigas usan los mismos pantalones, Vangelis y Demis Roussos.
Vangelis es un nombre que suele trascender generaciones: es conocido por sus trabajos como compositor de bandas sonoras entre las que destacan las películas Blade Runner, Carrozas de Fuego, Heaven and Hell (nombre del disco en realidad, pero una pieza de éste fue el tema principal de Cosmos de Carl Sagan), La Conquista del Paraíso, Alejandro Magno y el álbum L'Apocalypse des Animaux, cuyo tema "La Petit Fille della mer" lo recordamos los chilenos cercanos a o mayores de 30 por ser la música de fondo de Tony Kamo en ese programa que tenía con César Antonio Santis. Demis Roussos, en cambio, es el que te delata la vejez, porque suele ser recordado por cuarentones con canciones como "Morir al lado de tu amor" y "Forever and Ever", que estoy seguro que también la hizo en español pero mi mamá no recuerda el nombre. Pero hay algo que mucha gente vieja que creció con la música de estos grandes no sabe u olvida y es que en los sesentas eran compañeros en la misma banda de rock, y rock progresivo más encima.
Aphrodite's Child nació en 1967 fruto de la unión de talentos de los mencionados músicos junto a Silver Koulouris en guitarra y Loukas Sideras en batacas. De todas maneras decir que en sus inicios la banda tocaba rock progresivo sería mucho, pues en realidad End of The World (1968), su primer trabajo e It's Five O'Clock (1970) son más representantes del pop de la década con tintes prog, estilo Procol Harum (los del "White Shade of Pale" por si no te acuerdas por nombre), lo que de paso les valió cierto reconocimiento en Europa y el beneplácito de la industria disquera, llevando incluso disco de oro a la casa por un single que lanzaron antes del primer álbum. Pero son los 70 y la tierra comienza a apestar a sus muertos; es entonces cuando llega el punto de inflexión de la banda.
 En el lapso que no narré desde que se arma la banda hasta el segundo disco pasaron muchas cosas, como miembros de la banda que se iban a hacer el servicio militar, peleas intestinas, incluso el final de una dictadura militar que, como buena dictadura, restringía la expresión creativa de los artistas, pero las tengo guardadas por si subo los discos anteriores. En toda la batahola de eventos Evangelos Papathanassiou, nombre real de Vangelis, tiene una visión sobre el futuro de la banda y la humanidad. Bueno, esta última visión la había tenido unos mil y tantos años atrás un hombre cuyo nombre fue latinizado "Juan", también en Grecia, y la plasmó en un capítulo más de ese mamotreto conocido como la Biblia: el Libro de las Revelaciones, alias el Apocalípsis.
El proyecto era ambicioso, pues había un concepto desarrollado detrás. Vangelis unió fuerzas con el director y productor griego Costas Ferris para armar una historia que rivalizara y a la vez siguiera la línea del Sargent Pepper's de Los Beatles, plasmando un relato sobre un circo dando un espectáculo en alguna ciudad cualquiera. El show en sí esta basado en el libro del Apocalípsis y todo comienza a salirse de control cuando el mismísimo día del juicio final se desata alrededor, pero el público no puede discernir entre cual es la presentación (bastante pomposa desde un principio) y cual es el armagedón mismo. En sí son dos shows unidos por fuerzas desconocidas, en este caso la troupé de artistas y Dios que también tenía su espectáculo para la misma fecha, y terminan siendo una asombrosa y explosiva puesta en escena de la lucha entre el bien y el mal y la salvación de los justos. Sus creadores siempre dijeron que la historia había de leerse como una narración no lineal, donde se intercalan tiempos, de pronto un vistazo a tiempos idos y saltos al futuro, pero personalmente siento que, con lo no-tan-poco que recuerdo del Apocalípsis de San Juan, todo parece seguir una secuencia similar al evangelio. Claro, de pronto tenemos algunos temas mostrándonos la obra de teatro y de pronto, sobre todo las canciones e instrumentales más relajados y "espaciales", son vistazos a las señales de apocalípsis en otros escenarios.
 No hay mucho que decir sobre la música... mentira, hay harto, sobre todo si comparan los trabajos anteriores (perdón perdón por no subirlos DX) con esta elefantástica pieza de rock progresivo, que salta entre lo sinfónico, psicodélico a experimental. De hecho hay harto del espíritu de los sesentas en este disco, aparte de lo instrumental que ya es mucho, con referencias a los escritores de la contracultura hippie Jerry Rubin y Abbie Hoffman, y la teatralidad de los happenings. Hablando de happenings prepárense para volar sus mentes con esto: Salvador Dalí escuchó el disco y les dijo "cabros, esto me recordó a la Sagrada Familia [la catedral inacaba de Gaudí] y a Durero y quiero hacer un happening basado en esto." La historia del por qué no pasó es relativamente chistosa y la contaré porque hace poco la caché y también quiero hacer tiempo para no pensar en el espantoso dolor de la existencia: Como les decía, Dalí estaba cautivado por el álbum, que acababa de escuchar en el "primer aniversario del no-lanzamiento del disco". Resulta que Philips Company, la compañía disquera, no quería lanzar el disco pues sentía que era obseno y blasfemo, sobre todo la canción "Infinity", donde Irene Papas recita "I Was I Am To Come" como una letanía que termina en una madeja de gritos y gemidos casi orgásmicos, lo que para la estirada sociedad empresarial de la época era una weá asquerosa, mucho más estando presente en un disco inspirado en parte de la Biblia. Pues en este evento Dalí conoció la obra y se refirió a ella como un "trabajo hecho en piedra", que por eso le recordaba a la mencionada iglesia de Barcelona. Le propusó a Costas convertir la música en un happening, una suerte de evento teatral experimental en que prima la interacción del artista con el ambiente, a veces el público y un montón de weás más que les toca buscar, e invitó al director a su suite parisina, donde conversaron de arte, harto de política (Ferris estaba interesado en el punto de vista del pintor sobre la dictadura de Franco y los revolucionarios izquierdistas) y su casi legendaria relación competitiva con Picasso (¡FALACIAS!). Bueno, sí, Picasso lo odiaba, pero porque era un weón prejuicioso. Posteriormente siguieron juntándose y una vez fue a la casa de Vangelis donde pusieron música griega y bailaron como cabros chicos, todo muy bonito. Fue entonces que, un estúpido día perdido en la memoria, un amigo de Ferris le dijo que quería conocer a Dalí, que era admirador de su trabajo desde siempre y si podía hacerle la paleteá. Costas se dijo "ya, ¿que podría malir sal?", Salvador accedió y lo invitó a una once, donde conversaron largo y tendido sobre lo humano y lo onírico y todo muy educadito y cordial, hasta que terminando la velada el mata de weas del amigo se despide y le dice a Dalí "Y mis saludos a la señora Eluard". Gala, la pareja y musa de Dalí, era la esposa de su amigo Paul Eluard, a quien Salvador se la quitó porque un hombre que pinta jirafas fotorrealistas en llamas puede. Dalí estalló de ira y desde la puerta le gritó mil weás, cosas que él no quería saber, que "es la señora Dalí, no Eluard, conchetumare, y si soy tan choro batámonos a duelo", así tal cual. Palabra. Y gracias a ese amigo del alma no hubo happening, porque Salvador Dalí no quiso saber nada más de ellos.

 Volvamos a lo musical. De principio a fin se hace fácil imaginar la obra teatral detrás del concepto, con ese coro griego cantando "We got the system to fuck the system" de la primera canción y que revienta en la algarábica "Babylon", con un presentador y bronces que celebran la caída de la ramera Babilonia, símbolo de la sociedad en decadencia. Posteriormente las canciones van describiendo versículos del Libro de las Revelaciones, como la ruptura de los sellos por el cordero y llegada de los cuatro jinetes en "The Four Horsemen", con una canción muy suave, gracias a la suave voz de Demis Roussos, que estalla con la batería en la enumeración de cada jinete y su color, en un desplante de rock pop que bien fue elegida como el single promocional del disco. La primera razón de asombro y belleza viene con "Aegean Sea", una espléndida pieza de rock progresivo ambientada por los teclados etéreos de Vangelis y una guitarra psicodélica que me suena más a una de esas trompetas que usan en la India (no puedo recordar el nombre) que una guitarra. Hay segmentos como "Seven Bowls", "The Wakening Beast" y "Lament" que son más exploraciones con ruido de fondo y plegarias que canciones elaboradas, que de todas maneras no pasan más allá del minuto y sirven para cambiar entre escenas o relatar eventos de menor duración. "The Battle of the Locust", por otra parte, también es un instrumental corto casi funky que narra con música la invasión de langostas con cola de escorpión que salen del centro de la tierra, para luego conectarse con "Do It", otro instrumental que pasa a un rock más rápido y el bajo pasa de groove a palpitante y arrollador.
"The Beast" al parecer retoma la narración realizada por el grupo teatral, sumido ya en el caos del fin del mundo y en el cual buscarían al anticristo entre los hombres, uniéndose con la recitación en griego de "Ofis" y la presentación de las siete trompetas de los siete ángeles en "Seven Trumpets", cuyo punto cúlmine (la muerte por fuego de los pecadores, la liberación de los caballos con cabeza de león y cosas así) es interpretado por la canción "Altamont". "The Wedding of the Lamb" y "The Capture of the Beast" ya vienen un poco a cerrar el libro, habíendonos saltado varias partes importantes de esta épica psicodélica y psicótica de la prosa judeocristiana.
 "Hic et Nunc" es una pieza pop, con un coro masivo cantando "aquí y ahora" en latín y otras letras no tan acordes al tema, que ya nos dicen que podrían ser de la troupé. Para estas alturas supongo que la gente ya habrá tomado obra y evento como un todo y estarán celebrando por la llegada del juicio final y un show aparatoso lleno de muertos, fuegos y químeras. Pero no termina hasta que se banquen los 19 minutos y medio de "All the seats were occupied", que a mi parecer ya reestablecería el orden al caos luego que el diablo y la bestia fueran lanzados al pozo de fuego eterno por otros mil años más. Junto al instrumental alimentado por el teclado y la batería se une un collage sonoro de varias canciones del disco, junto a los gritos de la actriz Irene Papas en "Infinity"; pero el final oficial, tanto de obra teatral como de la vieja Tierra, viene con "Break", que añaden a esta balada de piano unos cantos en scat para quitarle seriedad al tema, recordándonos a todos que fue sólo un show... ¿o no lo fue?

Quizá los más sagaces se preguntarán "eye weón, ¿pero que tiene que ver esto con el especial de terror?". Ja-ja-JÁ, jóvenes. En mi vida le he dado mucha importancia al aspecto religioso. Quizá demasiada. No tanta como le daría un sacerdote o un evangélico, pero harta para ser un bautizado bajo la fé católica que no ha ido a misa en décadas y no ha excomulgado por flojera. Cuando era niño mis aprehensiones morales tenían base cristiana, no hacía tales cosas por temor a pecar y más de una vez oré llorando porque no sabía si mi familia iría al cielo o irían al infierno mientras yo quizá me salvaba. La incertidumbre del más allá me mataba cada noche, el temor de ver a mi familia arder en el fuego eterno o al revés, yo estar ahí, me destrozaba los nervios cuando venía a mi mente. Ya como a los 15 años más o menos empecé a cuestionar directamente, en iglesias evangélicas, con testigos de Jehová y en menor medida católicos, las verdades del Antiguo Testamento, la promesa de la segunda venida, el destino de las almas y la validez de la fé. Cuando nadie me dio respuestas satisfactorias y dejé de tomar en serio lo que de niño me asustaba me quité un gran peso de encima. No critico ni ataco a la gente que cree de corazón en la palabra de la Biblia, bien por ellos, tienen algo en que creer y una base moral a cual atenerse (bujujú, nosotros paganos no, somos animales... Já), pero si me ha pasado que mucha gente se ofende cuando mencionó el terror que me inspiraba una vida bajo el ojo omnipresente de un dios incordial y vengativo y la duda asesina de si mi alma será digna de salvación o no. Para mi no, si creyera en Dios como antes nunca jamás creería ser salvo ni que alguien lo merezca. Nunca nadie jamás.
 Sólo quienes compartieron en algún momento de sus vidas ese mismo miedo comprenderán por qué esto fue al especial de terror. El mero concepto de algo que siempre ha existido, regido de cierta manera nuestras vidas, aparecido de formas aterradora ante espectadores pasmados y nos ha enterrado la semilla asesina de la enrredadera de la duda y el miedo a moverte para no pecar es algo que Lovecraft retrató con sus dioses, pero cambiandole los nombres y un poco las intenciones. El dios judeocristiano facilmente podría ser Azathoth o cualquier ser interdimensional sediento de venganza y luchando por la perpetuidad de su culto. Claro, habrían formas de lavarle un poco esa imagen, pero según ellos mismos me han dicho no se puede hacer tal cosa, lo que te dicen las escrituras es la verdad y es inamovible. No puedes adaptar a ese dios atemporal y adimensional a tu pinta, no puedes dotarle las virtudes que deseas porque ya deja de ser El Dios y no es más que tu proyección imaginaria de quien deseas. Algo así como querer cambiar a tu pololo(a). No puedes siquiera explicarlo o detallarlo, tienes que simplemente aceptarlo. Por eso no podía seguir metido en esa maraña de aceptación a ciegas, estaría a puertas de una esquizofrenia, y la verdad es que si mi salud mental fuera un puente, un par de tablas flotando a la deriva serían más estables. Nah, pero quizá siguiendo el camino hubiera terminado así. Igual alguna vez quise ser sacerdote, tal vez habría aprendido más de lo que nunca se me dijo... ¿pero a costillas de creer por creer? No gracias. Eso es terror. Eso es horror. Creerlo a ciegas y de pronto preguntarte el por que y no poder respondértelo ni que te lo respondan. Que la duda siga ahí, creciendo, sofocándote los pensamientos e instigándote el pavor. No poder sacudirte la tula al mear porque podrías pecar si le das un movimiento de más. Cuidar tu lenguaje, que si bien es un buen camino al virtuosismo, no debiese ser una obligación escrita y penada con mil años de fuego azul y azufre.
Conozco gente que enloqueció estudiando la biblia, así como gente que progresó super bien como personas una vez que lo hicieron. Recuerdo la historia de una monja que terminó con crisis de pánico leyendo el Apocalípsis. ¿Lo han leído alguna vez aunque sea por curiosidad? Sé que muchos son simbolismos (para otras personas no, ahí es donde chocamos), pero yo cacho que podrías ver una maratón de David Lynch buscándole significado a cada cosa rara y cerrar con Begotten y te encontrarías con cosas menos monstruosas.
 Ya, hasta acá con esto, creo que ya expliqué y sobreexpliqué mi punto, así que solo me queda esperar que vuelva con otro post antes de halloween, considerando que otra vez no tendré donde ir y pasaré sentado frente al pc comiendo chatarra después de un horrible día de trabajo en que esperaré que la gente me diga "oiga, recomiendeme algo de terror" y nadie lo hará.

 Ah chucha, legal, el disco po.

viernes, 30 de septiembre de 2016

La Mano Ajena- La Mano Ajena (2005)

 Y ahora, en algo por completo diferente...
 Me dio por googlear Alsophocus, mi seudónimo bloguero, y me encontré con un usuario de Wikipedia que lo comparte y con el que tenemos varios gustos en común, tanto en películas como en música. Y como yo, también se denominó así por un cuento de Lovecraft (digo, no hay de donde más sacarlo...) y reconoce que el cuento es terrible malo. No se quien eres, pero te banco porque tení un blog y una cuenta oficial en Wiki. Yo edito artículos a la mala cuando están vandalizados y a veces vandalizo en nombre del webeo, pero siempre poniendo mi IP como aval.

 Y ahora volvemos a nuestra programación habitual.

 Puta, se va septiembre y el especial fiestopatrio funó como mi 18. Un puro post subido, planté raja todo el día pegado al steam sin traer algo pa'l asado o la fonda, pero al menos pude tener una buena y prolongada (por las escasas visitas que hago a mi propia página) conversación con el buen Pirers, quien también tiene un blog por si quieren tasarlo. Algunas cosas en común, otras no pero bacán conocer a un compañero bloguero y hasta coincidir con "conocidos". Comillas porque nuestro contacto en común me habló hace unos meses, quizá un año, por facebook para contarme su experiencia con este antro piojoso de muchas palabras y pocos links y no puedo sino agradecerle por la buena onda.
 Pero ya es mucho sentimentalismo por hoy, pasemos a la enjundia antes que se vaya el mes. Soy un hombre de rituales y esa weá no me la quitaré ni en mi olvidado y abandonado lecho de muerte.
 Cuando estaba en la U y estaba dándole duro a Secret Chiefs 3 me di cuenta que la música "étnica" era, como diría Austin Powers, "my bag, baby". Ya cachamos que la banda fusionaba mucho de los ritmos y melodías de medio oriente con el rock y metal occidental, weá que yo encontré suprema y un giro completo a lo que sonaba por todas partes. En esa búsqueda mística por el Santo Grial sonoro un amigo me dijo que escuchara a Goran Bregovic, que para él sonaba muy en esa onda, pero la diferencia en la práctica era que el famoso compositor de música de las películas de cierto director que ya saldrá a colación interpretaba música balcánica, que en parte tiene influencias próximo-orientales por razones históricas que veré si menciono. Bregovic aparte de compositor y (creo que) director de su orquesta es guitarrista, pero la verdad es que se me quedó corto en cuanto a la fusión acuústica que esperaba. Fue así como llegué a Emir Kusturica, el director de cine a quien Bregovic le componía la música y artista en su propia banda. En verdad la última frase le queda grande: Emir Kusturica es un bajista casi promedio en una banda que lleva su nombre por razones más que nada promocionales, pues The No-Smoking Orchestra, o Zabranjeno Pusenje según su nombre original en serbocroata, tiene más que un director en sus líneas con un montón de buenísimos músicos que nacieron combinando las melodías gitanas de Europa suroriental con el punk y el garage rock. En otra ocasión me expandiré más sobre eso, que ahora no viene al caso, pero por ahora quiero decir "Emir, me gustaron Underground y Gato Blanco, Gato Negro, pero bájate del pony."
 Dando vueltas por callejuelas de mala resolución de Youtube me encontré con una banda chilena que iba por la misma onda, harto violín gitano y metiendo también su cuota de klezmer. Se hacían llamar La Mano Ajena y me tenían agarrado por las orejas a la primera. Gracias san eMule por tenerlos en tus listas.
El primer disco de la banda salió el 2005 y bajo su mismo nombre, con ocho músicos a cargo de violínes, acordeones y bronces en algo que para mí era novedoso en una escena nacional donde la variedad no es muy amplia. Claro, se ha probado la fusión con ritmos autóctonos pero con los de una región tan alejada de Chile como la de la península balcánica no que yo recuerde. La música de la región, influenciada por los diversos pueblos gitanos que la transitan, la sempiterna presencia judía y años de ocupación islámica en un pasado remoto, terminó siendo una amalgama de culturas diversas que pudieron solventar sus diferencias, crearon algo nuevo y nos enseñaron en forma implícita sobre convivencia. Independiente de eso, siguen matándose por tierras e historia. Como nosotros, lel. ¿Vieron que había algo en común?
 A menos que uno sea muy susceptible a la temática social en las canciones, no veo nada que pueda "no gustar" en La Mano Ajena... bueno, que no te guste la música gitana, judía o balcánica igual es un contra. Buenos músicos, te pueden animar un carrete como dejarte pensando en la micro camino a la pega. "Aves Errantes", por ejemplo, nos habla sobre la nostalgia por su tierra de un inmigrante en otro país, inspirado, si mal no recuerdo, por las experiencias del saxofonista o la violinista en su estadía por estudios en el extranjero. Si fuera colombiano en estos lares este sería mi tema favorito en vez de alguna bachata rancia. Me acuerdo de cuando me topé con un tipo en el centro de Antofa discutiendo con una colombiana y gritándole que se devuelva a su país. Una vez que ella estaba más lejos se volteó y nos dijo a mi papá y a mí "¿o no que se vayan todos estos negros culiaos?", pero me pilló de malas y le discutía mientras seguía mi camino "puta weón no seaí ridículo, ojalá algún día vo' no tengai que dejar tu país buscando pega". El exilio, el autoexilio o la emigración en busca de nuevas oportunidades nos puede tocar a cualquiera. Ya, puede que vengan weones rancios entre medio, pero es algo que siempre pasará, no hay seres moralmente perfectos en ningún país. Hasta nosotros mismos sabemos que hay cumas chilenos que van a asaltar a otros países y españoles viviendo en Chile me confirman el mito del "si ve a un chileno robando déjelo, es parte de su costumbre." Y peor aún, otros pergüetanos los idolatran. Creo que varios están concientes de ello, o si no esa marcha anti-inmigrantes del año pasado no hubiera sido la completa mierda que fue.
 Polémica atrás,  La Mano Ajena nos brinda su tanto de Kusturica con piezas como "Behusher Kushid", con un clarinete que grita klezmer, y klezmer ya más duro (si hasta este punto no cachan que es les aviso que es música judía tradicional de carrete) con Ashrenu (Doyma). "Danza allegre e poca cosa" va por la misma línea y es tan festiva que no les sorprenda si la recuerdan como esa música que escucharon en algún circo. Es más, la banda ha estado relacionada con compañías teatrales y esos eventos culturales con mimos y weá, así que de cierta forma calza. "Tango a la Django" es un tanguito jazz que hace referencia al maestro del jazz romaní Django Reinhard, un francés que le enseñó al mundo lo que un gitano puede hacer con una guitarra. Por si se lo preguntan la respuesta es magia.
Las otras ya son canciones tradicionales, que van pasan por el sonido balcánico radial de Favella, que denuncia a la pobreza urbana que se hace invisible bajo los grandes edificios; el big band de Wewo y su cuento sobre la pedofilia y sobre todo del Caso Spiniak, sumado a las redes de poder que esconden a sus miembros cuando son acusados de uno de los crímenes más bajos, rematados con la voz de la otrora cantante y waifu María Fernanda Carrasco imitando un tono de teleserie para clamar por la acción de, no sé, "los poderosos" para detener estas redes de pornografía; y María derrumba mi rumba, una rumba cuasi-eslava más que nada vacilable y con temática de amor roto, el único punto del disco que no me gusta tanto. De principio a fin, un disco rico, que a ratos te saca de la silla pa' mover el culo mosheando con acordeones
 Para cerrar, el momento lulz.
Vacilaba ese 2008 con el Unza Unza Time y Time of the Gypsies cuando sale en las noticas que Emir Kusturica & The No-Smoking Orchestra viene a Chile y para mayor hype con La Mano Ajena como teloneros. Yo no sabía que weá hacer, posteaba videos en Facebook cuando aún la página estaba creciendo para ver si alguien se motivaba y decía "oye weón, vamos", pero nada. Al final vinieron, tocaron y yo sin plata ni compañía solo pude ir a clases y dormir temprano.
 Antes que cerrara la Feriamix vi este discazo de la música nacional como a 7 lucas y de puro weón no me lo compré. Ahora ando detrás de este como pais del suroeste de Europa tras su independencia. Si alguien lo ha visto por la IV o la II región que me de el aviso pa' comprarlo.

Creo que eso es todo hasta ahora, feliz resto del día del traductor a mis "colegas" y espero que haya sido un septiembre carreteao para todos. Si no, que el carrete balcánico-gitano-hebreo no pare.
Protip: Recordé que una vez una mina de Rojo, ese reality o no sé que weá del TVN, hizo un cover modificado y sin permiso de Wewo, con una letra super rancia. Disfruten el original y opinen lo que quieran de la versión Rojo.

Con Carozzi

Sin Carozzi

jueves, 15 de septiembre de 2016

Dorso- Lari La Live! (2002)


Bueno es saber que hasta el momento mi única deuda es acá y no es de plata. Bueno, deudas, en plural.
Iba por la calle y me para un tipo, se acerca incómodamente a mi cara y me dice "oye ermanito, ¿y que paza con los Dorso? Termina la weá po macaquero." No, no pasó, nunca ha pasado y dudo que alguien me diga "vale por los discos sociate" en la calle o la pega, pero ese mengano fácilmente pudo ser mi conciencia recordándome a las 3 de la mañana que nunca terminé la discografía de Dorso. Hace unos años actualicé con la deuda pendiente, el Unplugged, que ahora reeditaron con una portada a toda raja... pero aún así no tienen el goce personal que aún tengo con la portada impresa en casa, con un pulgar marcado, los dibujos en paint y las firmas de Pericles, Naves, Eltit y Soms. Juejuejue. Y para abanicarme más con mis posesiones hace poco me compré un tocadiscos solo para tener el LP del Luna Cámbrica y debo decir que conchetumare que belleza. Ahora queda esperar el Rock and Gore y por favor una re-edición de esa gema preciosa del progresivo nacional llamada Romance. La cosa es que faltaba el primer disco oficial en vivo: el Lari La Live!

El Lari, como nunca suelo llamarlo, fue compañero de juntas vacilonas en aquellas noches gélidas del Coquimbo de mitad de los dosmiles; estallaba desde los parlantes del equipo de mi casa hacia la calle mientras mis amigos y yo animabamos el jolgorio de tres hombres discutiendo lo más accesible de la política contemporánea, historia y del humor bíblico. Si, era un torbellino de actividad festiva que un zorrón actual no aguantaría. Con mi amigo el Chico soñabamos con el día en que pudieramos ser parte de la experiencia dorsálica en vivo, pero el único suplemento era este disco que guardaba en un cd compilatorio de mp3, que regalé a un amigo del liceo que supuestamente se iba a otra ciudad pero el mariconazo se quedó tanto en el liceo como con mi disco. Además ni le gustaba tanto Dorso. Como sea, teníamos respaldos por todas partes. Aguante la "piratería", ¿o no? Entonces llegó el día que comenté en algún post por ahí: Dorso tocaba en La Serena en el Escudo Power Party. ¿O era Crush Power Music? Loco, estoy super viejo, no recuerdo lo que pasó hace diez años.
Fue la mejor noche de la vida. A estas fechas una de las mejores, pero... nah, históricamente sería la mejor, porque fue mi primera tocata con grupo de alta trayectoria y el dolor de cuello por tanto headbanging nunca pudo ser superado. Ah, los recuerdos... nos aseguramos en la reja delantera y más tarde nos salvó del moshpit que se armó a dos metros detrás nuestro, donde un payaso intentó agarrar a otro amigo, el Pancho, para meterlo al círculo. Se zafó a punta de chuchadas y otro enclenque fue el que cayó al centro y cagó. A mi derecha se metió un curao veterano gritando "DE MI VIENTREEEE, DE MI VIENTREEEE", posiblemente pidiendo "Expelido del vientre", y empezó a tirar brazadas para todas partes, hasta que a codazos lo tiramos a la cola. Un tema más tarde el weón pasó por encima de mi cabeza y cayó al otro lado de la reja, donde los guardias lo agarraron a palos y lo sacaron cagando del frontis del escenario. Lo poco que recuerdo del repertorio son puros clásicos del vacile, como Deadly Pajarraco, Hidra y Vuela en tu Dragón, así que a mis espaldas la multitud hervía en mosh. Terminó la jornada. El Chico tenía mis lentes en su mochila, pero olvidé pedírselos antes que me dijera "voy a hablar con un amigo que trabaja acá pa que vayamos a hablar con Dorso". Pasaron varios minutos, nos acercamos al backstage y, aunque no veía una mierda, distinguí al Pera y a Gamal Eltit, los saludamos de paso y esperamos a que el Chico volviera. Y volvió, claro, con una sonrisa imborrable en la cara y la disculpa de "es que no podía dejar pasar más gente". Se sacó una foto y toda la parafernalia, mientras yo agonizaba sin mis lentes y me esforzaba por enfocar mis propios pies para caminar. Pero la experiencia permaneció.
 Ahora que han pasado varios años de aquello, escuchar el Lari La Live me recuerda un poco esa experiencia, sobre todo por la similitud del playlist. El disco destaca lo más granado de su entonces último trabajo, el Disco Blood, con el tema homónimo, Nasty Ritual, Alquimia y Búsqueda, Chupacabras y Abducción, sumando clásicos del Luna Cámbrica en un medley de Cíclope con Críptica visión, el "DE MI VIENTREEEE" e Hidra, que invita a dejar la cagá en vivo. El resto son temazos de El Espanto Surge de la Tumba y sostienen a esta grabación en su puesto como una presentación cargada de fuerza, rapidez y brutalidad. De hecho simboliza mucho una época de la banda en que sus shows eran una demostración de poder y ruido, antes que los teclados empezaran a destacar y el regreso a lo progresivo fuera más directo. El tema es que a ratos es tanta fuerza que temas más rápidos suenan casi reventados, pero eso sí, mención honrosa a Expelido del vientre donde se distinguen los tres instrumentos y recordamos por que decir que son capos no es una exageración. Igual lo de la calidad del audio puede ser por la compresión del mp3, no lo sabré hasta que algún alma caritativa me regale/venda/herede el cd.
 Si tuviera que destacara algo del Lari por sobre el Unplugged, aparte de lo obvio del sonido, es la presencia por todas partes del humor del Pera, tirando la talla de tema en tema como en la presentación de Abducción (sobre "un weón al que se lo raptan los extraterrestres, le meten sondas anales [...] se lo viola una extraterrestre de cabeza descomunal pero de grandes senos [...] en todo caso Alvaro [Soms] nunca habló después de eso") o Nasty Ritual ("un grupo de seres del averno que tenían la idea de hacer orgías al medio de un pueblo que era muy cuico. Iban a culiar los weones"), aparte del weón olvidando la letra de tanto en tanto. Señal de que está en vivo nomá po wn.
No sé si lo usé antes pa los links, pero whatever, gocen la vida mis socios.

Eso sería todo por hoy, espero continuar el especial de fiestas patrias con más weás que hay en el tintero, pero de momento doy por terminado lo de Dorso y faltaría resubir lo pendiente, darle el bajo a Estradasphere, finalizar los posts en el tintero, las discografías ya olvidadas, esas dizque reseñas que dije que haría a discos nuevos y nunca hice, los reposts que merecían algo mejor... mejor salgo a comprar doritos y me hago la del papá de Nelson. Felices fiestas si es que no vuelvo y si es que se sentirían hipócritas al celebrarlas háganlo igual, la weá es aprovechar que hay asados, fierritos, empanadas (y para los que le hacen) copete al alcance de la mano. No nos amarguemos por weás, igual todos moriremos.

sábado, 27 de agosto de 2016

Varios Artistas y Alan Silvestri- Forrest Gump (1994)

 Cada vez que vuelvo me siento como cuando llego atrasado a la pega pensando en como explicar que me retrasó y luego me doy cuenta que no necesito hacerlo, pero lo digo igual porque me gusta hablar weás.
 Espero que hayan bajado todas las expectativas respecto al blog, porque he estado desaparecido y metido en la pasta y cuesta dejarla. Es que me habían pillado las compras de verano de Steam y, junto con hacer cagar el sueldo en juegos baratos pero en cantidades, encontré joyitas que nunca había bajado porque me daba paja y no lo haría jamás por lo mismo. Ya con Sleeping Dogs les digo todo. Puta que juego más bueno weono: las peleas callejeras, esa misión en DLC homenaje a las películas hongkonesas de artes marciales (ya, de Bruce Lee en verdad, es puro Enter the Dragon) con todo y filtros de cámara vieja de 16 mmm quizás, los tiroteos a la John Woo como Max Payne pero con esteroides en vez de tranquilizantes, la bellísima y fiel representación del espacio claustrofóbico y colorido de Hong-Kong... todo hecho para amarlo. Sobre todos los cornetes y patadas, cosa que falta en los GTA y los Saint Rows ni los comparo porque son otra weá. También compré reliquias de lujo como los Call of Cthulhu de MS-DOS (tengo una dibilidá por los juegos viejos que no alcancé a jugar con mi primer pc), Max Payne, los Commandos y no sé, hartas cosas viejas y nuevas. The Forest me gustó también; me encanta abrir un juego y hacer lo que no hago en la vida real como buscar leña y contemplar el paisaje desde un cerro mientras en mi ventana hay pedazo de puesta de sol. Mentira, veo las dos cosas; todos podemos, siempre se puede hacer más de una cosa a la vez. Claro que terminé buscando leña y saliendo a buscar agua en una olla esperando no encontrarme con caníbales o con un amasijo de brazos y piernas gigante atacando mi campamento.
 Al menos los juegos estuvieron buenos, el resto fue una mierda. La mina que me gusta pololeaba y mi colon parece querer matarme otra vez. Ah, la vejez. La cosa es que sobreviví a tanto amor proveniente de píxeles y violencia digital para traer música y recuerdos. También hartos comentarios ajenos al tema, nunca faltan. No digo que sean necesarios, pero no faltan. Me gustaría que fuera así, pero tanto ustedes como yo sabemos que eso nunca va a pasar.

Con esta me cierran el blog, les digo al tiro.

 Al punto. Si prendo la tele, hago zapping en el menú del deco y veo que están dando o que darán Forrest Gump en algún canal, la veo. Tengo que verla, es una especie de obligación fisiológica, algo que no puedo parar y que una vez que empiezo sigue sin más pausas que los comerciales y una que otra contemplación existencial que me lleva a preguntarme "weón, ¿en serio? ¿otra vez? ¿la veinteava en el año o quizás más?". Y yo estoy conciente que la película puede ser más yanqui que la chucha, que ya pelando la primera cáscara nos encontramos con una propaganda poco favorecedora del sector más conservador y republicano de Estadosunidoslandia, que la escena del bombardeo en Vietnam es como el hoyo y otras cosas así, pero no puedo no verla.
 Hace unos meses estuve solo en la casa y necesitaba ir a comprar pan, pero como justo estaba empezando Forrest me dije "ya, a los comerciales" y cuando por fin bajé a comprar no quedaba nada. Forrest puede cagarte la vida como puede cambiartela. Ya, quizás exagero, no diría que te la cambia, pero... no sé, de cierta forma fue parte de la mia. No sé que tanto de las suyas, conozco a muchos que detestan esa película con todo su ki y otros que la llaman un bodrio sentimentaloide para nenas gringas, pero para gustos los genitales. Aaaah sí, agarro mi vaso de limonada, me reclino en mi silla no reclinable y miro hacia la noche con nubosidad parcial recordando los viejos tiempos.
 Recuerdo la primera vez que vimos Forrest Gump mis amigos y yo. No todos juntos, pero si todos la misma noche en que Canal 13 la paso, no recuerdo el año, pero debió ser por el 96 o 97. Quizás cuenteo si digo que fue la primera vez que la transmitió, pero nunca la había visto y que al otro día todos la parafrasearamos indicaba que así era. Con mi hermana y la vecina del frente imitabamos el sonido que hacía Forrest cuando también imitaba al profe que se comió a su mamá para admitirlo en la escuela. Por aquel entonces tenía como 8 años más o menos, no tenía idea de que weá pasaba dentro de esa casa, pero nos causó gracia y cada vez que pasaba gente fuera de nuestras casas nosotros, sentados en los medidores de agua, les rebuznábamos como Forrest. Como supongo le habrá pasado a todos los que eramos niños entonces, había mucho en esa película que no entendíamos bien; por ejemplo no podía relacionar que el papá de Jenny fuera "muy cariñoso" con ella pero aún así Jenny le temiera tanto, pero el tiempo y cosas como el Caso Spiniak me enseñaron que su padre la violaba. Antes de eso era algo que nunca se me habría pasado por la cabeza. Una razón más para ver Forrest Gump entonces, porque la iba entendiendo. También recuerdo que, cuando la vi como por segunda con mi hermana y mi mamá, ella nos explicó que Jenny había muerto de "cáncer al choro" [sic] por meterse con tantos hombres. Si, así de sutil es mi mamá, pero el tiempo me enseñó que podría haber muerto de SIDA, aunque ella misma dice que los médicos no sabían que tenía y en 1982 la conocían, pero como una enfermedad "exclusiva de gays". Brígido pensar que en 1994 Forrest Gump hacía un guiño a la enfermedad y que un año antes Philadelphia, también con Tom Hanks a la cabeza, llevara a Hollywood el tema y a la vez le enseñara a la gente que un paciente con VIH/SIDA no tiene por que ser distanciado de la sociedad ni discriminado, entre varias lecciones importantes, pero mientras tanto acá en Chile seguía el lobby con la iglesia católica para que se pudiera advertir a la población que mediante preservativos podíamos prevenir la proliferación de lo que en un momento se pensó podría convertirse en una pandemia. La transición fue tan lenta... tanto que sigue siendo lenta.
 La película también me gusta mucho por la misma razón por la que me gustan Los Simpsons (capítulos clásicos, al menos): el desfile de referencias históricas y de cultura pop, sobre todo por el innovador uso de la inserción digital de Forrest en imágenes de archivo, que pasarían piola si uno no supiera que es una película y no un documental. Una vez que ya estaba más viejo y con más enciclopedias en el cuerpo ya entendía todos los momentos históricos con los que Forrest tenía el cueazo de toparse: Que el "club de fantasmas" al que pertenecía Nathan Bedford Forrest, en cuya "memoria" nombraran al pequeño Gump, era el Ku Klux Klan; la segregación racial y el intento de George Wallace por impedir la inclusión de estudiantes negros a la Universidad de Alabama; el asesinato de Kennedy; la guerra de Vietnam; el caso Watergate, en que Forrest terminó siendo Garganta Profunda; el huracán Carmen y un interminable desfile de sucesos históricos relevantes para gringos. Por otra parte también fue creador de fenómenos de la cultura pop, como el sticker "Shit happens", el Smiley y el "Have a Nice Day", los pasos de baile de Elvis, parafraseó Imagine con John Lennon y otras más que no recuerdo. También hay guiños, no sé si intencionados o no, a otros trabajos, como la semejanza física del teniente Dan en silla de ruedas con el vagabundo del disco Aqualung de Jethro Tull y una visión al futuro cuando el mismo personaje llega a la boda de Gump con "piernas mágicas" de aleación de titanio, a lo que el se refiere como "hechas con el mismo material de los transbordadores espaciales". Un año después Gary Sinise está por subir a un transbordador en Apolo 13, pero por salud queda abajo. Magic happens.
Otra característica del filme es la amplia gama de emociones que maneja, tanto que cuesta clasificarla como drama, comedia, romántica o bélica. No es ninguna de las anteriores, pero sí todas las anteriores. Si es épica, pero ¿épica que? Película épica, simplemente.

 Peeero también está la contraparte: unas cuantas líneas atrás dije que la película podría pecar de ser altamente conservadora y sí, hay un por qué. Hay dos facetas muy marcadas y diferentes, que son Jenny y Forrest. Jenny entra al movimiento hippie en los sesentas, destacable y recordado por su oposición a la política intervencionista estadounidense en los conflictos armados extranjeros; se une al cuerpo de Estudiantes por una Sociedad Democrática, con un pololo hippie que la maltrata; llegan los setentas, entra en la onda disco y se vuelve jalera; en los ochenta intenta consolidar un poco su vida, vuelve con Forrest, le dice que lo ama pero le remarca que él no sabe que es el amor en una escena que siempre me saca lagrimones; se acuesta con Forrest y desaparece y al final es madre soltera y muere. En resumen es una mina liberal y el villano de la película. En el otro lado está Forrest, un hombre que, si bien tiene retraso mental, sirve a su país sin hacer preguntas, da todo lo que puede y no pide nada a cambio, al punto de terminar cortando el pasto gratis aún cuando es héroe de guerra condecorado y un exitoso empresario. Cuando va al rally en Washington de Veteranos contra la guerra no protesta en realidad, sólo cuenta su experiencia y como perdió a Bubba, su mejor amigo. Juega al ping-pong como diplomático de EEUU en China solo porque le gusta. Hace lo que hace y sin querer sirve al país, no busca llevar la contra y quienes lo hicieron terminaron drogadictos y con alguna ETS no explicada. En todo caso es una teoría que leí por ahí, hay quienes le ven sentido y quienes no y en realidad puede concordar un poco, pero como toda teoría de fans depende de cuantas vueltas le des a un concepto.
Hablando de repensar una idea, también están las interpretaciones a la pluma que abre y cierra la película: la fragilidad de la vida, el destino contra la suerte y no sé cuantas cosas más me pueden sugerir. De hecho la mamá de Forrest, dentro de sus variadas perlas de sabiduría, habla sobre el plan maestro que todos tenemos al nacer y que no conocemos, idea que el teniente Dan compartía, con la diferencia de que el aseveraba que siempre conoció su final, que debía morir en batalla como sus ancestros. Forrest lo salvó, le negó ese destino autoimpuesto y gracias a eso pudo forjar una nueva vida que nunca habría imaginado, solo cuando aceptó que el mismo podía decidir que camino darle a su vida. Jenny quiso ser dueña de su propio destino pero el pasado fue su imperecera cadena y no pudo controlar el ritmo de su vida hasta que lo pudo enfrentar. Forrest fue siempre presa de lo que podríamos llamar el azar, porque tenía el poder sincrónico de estar siempre en algún momento destacable de la historia. Al final ¿flotamos como una pluma al viento, víctimas de los vientos y los elementos que determinan a donde nos moveremos, o nuestro camino viene prefijado por el destino mismo o por algún maestro abstracto que programó nuestra vida de principio a fin? Siempre he creido en la fuerza creadora del caos, que controla de verdad el universo, pero a su vez no anula la convicción de que podamos nosotros mismos, seres autoconcientes, tomar las riendas de lo que haremos y lo que no.

Se supone que el blog es de música y no he escrito nada referente al soundtrack. En sí es un compilado de música rock y pop que representa el espíritu de cada década y a la vez las situaciones de la película. Personalmente encuentro que la elección de canciones para las escenas de Vietnam y los sesentas-setentas en general son casi automáticas, pero definen y a la larga invocan imágenes de cada época. Hay varias canciones que, tanto por tema de licencia como por espacio de disco, no terminaron en la banda sonora oficial, como varias canciones de The Doors que suenan en 'Nam. Ahora claro, este no es el OST, la única pieza original para la película es Forrest Gump Suite de Alan Silvestri, compositor que ha colaborado en varias películas de Robert Zemeckis y cuyo otro trabajo memorable es el OST de Volver al Futuro. Aún con su amplio currículum y la emotividad y repercusión del tema principal de Forrest Gump solo ha sido nominado al Oscar. Pero algún día le tocará, lo merece. Di Caprio también y lo recibió.
La verdad es que quise acelerar un poco los dedos porque quisiera dar mi pésame tardío a un confesado lector de este sitio el señor Gonzalo Rojas, que hace poco más de un mes dio el último adiós a su papá y nos contó su amarga experiencia en la página de 7mo Vicio. Yo no diré que tuve una buena vida con mi papá: pasamos varios malos ratos por su culpa y a la vez estuvimos distanciados por años debido a su trabajo, llegando a vernos con suerte unas dos semanas al año, pero nunca negaré lo importante que ha sido para mí como persona, que me enseñó el valor del trabajo y de la familia, me acercó al rock de su época para juntos disfrutar de la misma música imperecedera, me dio grandes lecciones sobre la vida en las calles nocturnas que no he vivido y sobre todo nunca nos dejó de lado. Hace años él me dijo "me encontré esta película y no la veía desde que era pendejo, véela" y me pasó un dvd de Easy Rider. Hasta hoy sigo amando esa película. Entiendo lo doloroso que es la pérdida de un padre para quienes tuvimos la dicha de contar con uno en nuestra familia. No digo que lo he vivido, pero amar a una persona implica que dolerá aún más aceptar que ya no está o no estará con nosotros. Espero que la memoria siga y el dolor esté atenuado.
Espero también que no me borren el post, pero fijo que lo harán. La maldición del copyright y el duelo (véase lo que pasó con la subida del Pet Sounds). Pero antes que nada, algo que la voz en mi cabeza siempre decía: La vida es como una caja de galletas, nunca sabes lo que te va a tocar: puede tocarte un hilo, agujas, alfileres, pero nunca galletas.

martes, 14 de junio de 2016

Opus Avantra

 Unas cuantas semanas atrás, cuando aún podia oler, había un olor que sentía en distintas partes y que gatillaba una ola de flashbacks indefinidos pero con una sensación antigua que me tiraban un chorro de nostalgia a la cara que toma sus minutos en disiparse. El aroma en sí es como a canela pero mezclado con algo más, que me gusta harto pero nunca me había desbloqueado recuerdos en oleadas, onda como la descripción del aleph en el cuento homónimo de Borges, con un punto brillante donde se podían apreciar todos los lugares del mundo a la vez, pero sin solaparse uno sobre otro. Veo situaciones, recuerdo sensaciones y emociones... siento un viaje en micro a La Serena pasando por Las Torres, siento queltehues volando hacia la quebrada en un atardecer carmesí, huelo la humedad de la lluvia elevándose del patio embarrado, las tardes frente al computador haciendo tareas, a veces veo una noche en que estaba viendo el UCV en el living esperando a que calentaran el agua para bañarme; hasta recuerdos más recientes, como una salida al centro para comprar dulces para las once. Todo muy Proustiano.
 La cosa es que éste olor a canela, además de imágenes y momentos, tenía una música que no podía definir hasta que fui al baño estando en la pega y pude distinguir cada instrumento y nota. Era Opus Avantra.

Si llegaron acá por error o vitrineando ya tendrán la interrogante brotando de sus encéfalos, así que les aclaro al toquemón que es un Opus Avantra, si se come o no y que puede hacerse con él cuando se pone bélico. Opus Avantra (PAF, la nombré tres veces, la invoqué al winamp) fue una banda italiana nacida en 1973 gracias a dos figuras que permanecieron como las cabezas de la banda: Alfredo Tisocco en la dirección orquestal y el piano y la soprano Donella Del Monaco, que aparte de otorgar su bien entrenada voz escribía las canciones. El resto de los instrumentos corrían por parte de distintos músicos de sesión que cambiaban entre discos y presentaciones en vivo. Ese nombre tan inolvidable nació de la composición de tres términos que describían muy bien lo que buscaban en cuanto a sonido: Opus (latín para "ópera", por la voz de la soprano) Avan (Avanguardia, por el sonido vanguardista que suelen esconder y sacar a la luz entre tema y tema) y Tra (Tradizione, porque la base musical sobre la cual experimentan y moldean su obra es la música tradicional italiana). Puede que vanguardia y tradición sean conceptos totalmente opuestos para algunos pacatos, pero aunque semánticamente lo sean Opus Avantra buscaba una reestructuración, remodelación y reinterpretación de una tradición musical muy ligada a la música clásica y por ende casi inmanente.
A pesar de tanto recuerdo no consigo ver cómo llegué a esta banda. Muchos la conocerán si es que tienen la lista de Nurse With Wound: una suerte de lista de recomendaciones que el proyecto del mismo nombre de Steve Stapleton incluyó en su primer disco y que varias personas usan como lista de compra. Yo no, aunque coincidímos con varios artistas y con el tiempo de más que alguien pensará que me baso en esa lista para subir material. Paaaaja como para hacerlo. Y aún no recuerdo como los conocí, pero mi enamoramiento con su música fue corto y potente, sobre todo con su primer trabajo que también fue, por suerte, el primero que escuché. No digo que el resto sea malo, pero es que... les explicaré, pero después de los comerciales.
 Introspezione es el nombre que recibe el primer trabajo de Opus Avantra lanzado en 1974, pero también se le conoce como "Opus Avantra -  Donella Del Monaco" por ser las únicas palabras en la portada junto a una foto muy favorable (broma, broma) de una juvenil Donella.
 El álbum en su integridad resume toda la premisa de la banda, partiendo con un trabajo tan disonante como experimental en "Introspezione", un instrumental de piano y voces distorsionadas y nebulosas de dos minutos que va tomando forma hasta convertirse en un suave arpegio que se funde con "Les Plaisirs sont Doux", un poema del siglo XV de la pluma de Charles d'Orleans y musicalizado por Gianni Malatesta, pero reinterpretado con más instrumentos (o mejor dicho CON instrumentos) y con la dulce voz de Donella. Esta canción en especial es el aliciente que demuestra mi tesis de por qué éste es el álbum con el que hay que empezar. Lo sigue "La Marmellata", que abre con niños cantando y sigue con una flauta guiando a voz y violín en un tono medio canción de ronda, pero desemboca en una frenética carrera de graves lentos pero seguros y agudos repiqueteantes en piano. La belleza sigue con "L'altalena" [columpio en tano], que en letras no cacho mucho que dice, mi italoamericanense no es tan bueno, pero al parecer sigue con la línea infantil o nostálgica, y si es que es nostálgica puta que lo lograron bien. Por otra parte "Monologo" cumple con su premisa y consiste en nuestra ya querida cantante sumida en la confusión de un soliloquio en medio de instrumentos en colisión y disonante.
 Si son muy neneazas, espero que "Monologo" no les haya matado el orgasmo musical, porque viene "Il Pavone" para que derramen alguna lágrima víril de esas que solo se derraman cuando vemos a esa mina tan perfecta que no invita a tocarla, solo a contemplarla eternamente. En este caso escucharla, pero se entiende si quisieran bañarse con toda esa eufonía que se debate entre lo barroco y alguna canción ganadora del festival de San Remo. Pero ahora, si quieren algo más barroco, tásense la viola y el clavecín de "Ah! Doleur!" y salgan a caminar a la calle con sus damiselas en faldas poto de avispa, pero ojo oreja esternón, que a la mitad muta en algo más rock, con ritmo más marcado y pesado y Donella sacándole aire al diafragma. Onda como lo que se ve después con "Deliee", con la diferencia que esta tiene más calmas. No va a faltar el weón mala sangre que dirá "oe, pero esto no tiene ná de avant-garde po posser culiao blabla true blabla dogmas" y entonces llega "Rituale" con senda patá en l'hocico, una canción que parece imitar un exorcismo con rezos, ritmos en crescendo, estallidos extáticos tanto de voz como instrumental... tan así que no puedo escuchar esta canción con volumen alto porque ya han pensado mis papás que estoy viendo porno sin mute. Para que se hagan la idea imaginen ese tema de Aphrodite's Child en que canta Irene Papas o a Diamanda Galás. Ahora mismo que lo estoy escuchando en plena madrugada debo tener a la vecina pensando que estoy dando duro y parejo. Ja, como si fuera a pasar...

 De todas maneras no faltará quien quedó con gusto a poco en lo avant-garde con el primer disco y la verdad es que sí, son bien fieles a su concepto de "Tradizione", pero también representaron a cabalidad su idea de "Avantra". Aún así si, sé que querrán algo más arriesgado. Pues resulta que en 1975 optaron por hacer algo conceptual y probaron con los siete pecados capitales; exacto, los mismos que nunca salieron en la biblia pero que Evagrio Póntico el solitario, asceta y amigo transtemporal de Kevin Spacey, definió como los pecados que había que combatir para alcanzar el reino de los cielos y esas cosas. Siempre ha sido un tema atrayente para cualquier manifestación del arte, y en la música creo que faltaba pero completaron el nicho. Así fue concebido "Lord Cromwell (Plays Suite for Seven Vices)".
 Como concepto lo encontré bien ejecutado, por ejemplo: "Flowers on pride", que versa sobre el orgullo, tiene el tinte barroco que ilustra a un cuico vanagloriándose de lo que tiene;  los violines siniestros y el piano de "Avarice" hacen que suene como música de villano de película muda siempre buscando tener más, las metrallas de "Ire" y el riff que es acompañado de un ritmo desacompasado, como alguien ciego de ira intentando mantener las ideas en orden... hay harto para que se entretengan haciendo paralelos entre un pecado y su versión musicalizada, no les haré la pega yo. Adelante, es bacán hacerlo. Mucho menos... amigable para oídos ajustados al sonido anterior y no recomendable como música de fondo, porque en serio, mi sugerencia es que correlacionen las melodías con el pecado al que hace mención el título, es bacán. Por eso "My Vice" suena a tantas cosas, su libre interpretación es como una lámina del test de Rorschach en audio. Si algún dato técnico hay que aportar aparte de estas abstracciones es que en este disco Donella Del Monaco no partició, pero el espacio de las voces lo ocupó un coro gringo.

Me gustaría saber que pasó en el intermezzo de 1975 a 1989, cuando lanzaron "Strata", su tercer trabajo, pero no puedo encontrar información al respecto. O no hay o mi paja es cada vez más grande. Votaría por lo último. Lo que si les puedo decir es que Donella y Tisocco se dedicaron a sacar algunos trabajos personales del mismo corte, hasta que volvieron al alma mater con otro giro en ángulo recto, diciendo "¿creían que esto no podría ponerse más avant-garde? ¡JAJAJAJAJA!" y toma, un álbum de ejecución complicada, con tiempos más raros que los de un reloj orbitando entre Júpiter y un agujero negro, juegos entre melodías y atonalidades que harían vomitar a Lovecraft y el regreso de Donella mandándonos al mundo de las sombras con "Canto alla Notte", algo que no sé si es un dueto o la superposición triple de su voz cantando en diferentes tonos con el acompañamiento posterior de un órgano que suena como una orquesta de copas de cristal. Este si que los va a pillar desprevenidos, de hecho llevaba años sin escucharlo y agradezco no haber estado en ácido cuando lo volví a poner. Strata tan complejo que no me aventuraré en comentar la velocidad de los teclados ni las explosiones posiblemente incoherentes de la llamémosla orquesta; quédense con mi consejo de "escuchen la weá y si la entienden bienvenidos a la habitación donde los avatares y espíritus buscamos la iluminación luego de creer haberla encontrado".
 En la loca loca (cofcofcharcha) década de los noventa, con varios años y experiencia en el cuerpo, sacaron "Lyrics", una apuesta más relajada y hasta poco innovante que les juro que me había bajado hace dos años, después de mas de siete buscándolo, pero no puedo encontrarlo por ninguna parte. Quizá nunca lo inventarié o lo grabé en uno de los tantos dvd que el grabador me abortó, pero es más probable que esté en el disco duro viejo y la verdad es que es super poco probable que lo saque dentro de este año. No les vendré con weás. De todas maneras, si me motivo y lo saco o lo encuentro en otra parte lo subo, ustedes ya saen ya. Por lo pronto los dejo con una aventura italiana que ni Ezio Auditore podría haber vivido ni encontrado en sus perseguidas piezas del Edén. Algo así era, hace rato que no lo juego. Como les iba a decir, aparte de Lyrics Opus Avantra dio giras por el extranjero y en el 2008 sacó un DVD registrando una presentación en Japón. De hecho hay unos videos en youtube y están de rechupete. Creo que ya lo dije, no sé.

 Ahora pasemos a lo incómodo. Tengo este post en reserva desde hace unas semanas, pero si algo me motivó a retomarlo fue... nah, en verdad cada día añadía algo para que esto no se vea tan botado, aunque si confesaré que la no-sé-cuanta mención en la página de 7mo Vicio que tasé gracias a un amigo me invitó a escribir de nuevo para que los que van llegando y los más vetustos vean que en verdad no estamos muerto, mucho menos de parranda, pero si trabajando mucho (en el trabajo, porque acá es poco). Gracias por los visitantes; sigo con la paranoia de que tanta gente hará que caigan las denuncias por la DMCA como hace años, pero puta, si hay gente que recibe bien esto de ver a un futuro paciente psiquíatrico-campesino-chimpancé divagando sobre esto y aquello y a veces sobre música bacán po, que mejor. Sentía que hablaba solo y no me molestaba, y si es así nada habría cambiado. Por otra parte, y retomando el primer punto, tengo mucho material que varias disqueras grandes e independientes tienen en sus catálogos pero que no han vuelto a reeditar, así que chúpenlo si me sacan algo no-comercial. Lo que al menos me alegró harto es que el post de Discus tiene hartas visitas y mientras más gente conozca el gamelán mejor. Y como dijera el famoso conde vampiro Antonio Vodanovic: "ustedes sigan bailandom, ustedes sigan bailandom", que somos lentos pero cumplimos [debí poner entre mis resoluciones de fin de año dejar ese plural editorial, pero meh].
Gracias por jugar.
El futuro es ahora.
SNK.


1974- Introspezione

1975- Lord Cromwell (Plays Seven Suites for Seven Vices)

1989- Strata

martes, 10 de mayo de 2016

Discus

 Ya culiao, vengo llegando de vacaciones (no fueron tan largas, me demoré el subir música porque tenía paja y un impulso suicida que tiraba con la fuerza gravitacional de mil estrellas) y después de una bella experiencia psicodélica suprasensorial en bicicleta me dije "es hora de devolver a la comunidad lo que me tomó años quitarle". Dicho y hecho devolví todos los tubos de cobre de mi reserva. Junto con eso también resubiré lo que está muerto y que por fin me avisaron y de paso música que disfruté musho musho.
Siempre he dicho que es bueno desencasillarse musicalmente, que dar un paseo a pie por los sonidos del mundo, independiente del género, te refresca el aire en los pulmones y de paso te muestra el mundo multicolor afuera de las paredes mohosas de tu pieza de triste asalariado que desearía tener plata para viajar pero no puede dejar de pagar el arriendo o si no se queda botado en algún aeropuerto de Hong Kong. Por eso les insto a ponerle pausa un rato al grupo gordometalero o a la banda pretenciosa hipster que esten escuchando y paren la oreja con lo que suena en el campo de su país, en las montañas más alejadas de Nueva Guinea, en los desiertos de África o en el campo de batalla de algún país de Europa central. En mi caso, fue por desglosar a varias bandas de rock progresivo o de música experimental que terminé en distintos rincones del globo y para que den los mismos tumbos traeré una bandaza que me alegró hace años y de nuevo hace unos meses.

 Discus es un ejemplo de dos cosas: de lo difícil que era ser altamente talentoso y no vivir en la orbe américo-europea en los tiempos donde el internet era de unos pocos y también de como el sincretismo musical te abre las puertas a un mundo de posibilidades tan grande que te perderías y no encontrarían tu cadáver ni en diez años. Los escuché por primera vez en la Progarchives, porque ellos tienen una selección de audio de varias bandas, donde filtré por RIO/Avant Prog y escuché "System Manipulation", que por veto a saber qué argumento pensé que se parecía un poco a Mr. Bungle, cuando en verdad le pasa "rozando" a varios metros de distancia. De hecho, por esa fecha se los presenté a un amigo que me dijo que estaba cagao de la mente porque no sonaban igual vocalmente y un poco en lo musical, así que pensándolo con la cabeza más fría me di cuenta que en realidad era un híbrido entre la esencia del heavy metal clásico de Iron Maiden con, no sé, Mahavishnu Orchestra si hubieran nacido en Tailandia. O al menos así era en el primer disco que ellos que escuché, que cronologicamente correspondía al segundo y último. La canción me recordaba al "Goodbye Sober Day" de Mr. Bungle pero en estructura no se le parecía en nada, de hecho terminé notando que la banda era tan multifacética que no había visto más que el 1% de su poder de batalla.

 Esta alegre banda de muchachines de Indonesia nació a finales de los noventa, motivados por los gustos musicales y el talento del guitarrista de jazz Iwan Hassan y de Fadhil Indra, percusionista, tecladista y vocalista, que reclutaron a un grupo de músicos autodidactas, excluyendo a  Hassan y al de los vientos que tenían estudios de conservatorio, hasta alcanzar los ocho miembros que conformaron una banda de jazz contemporáneo que salía un poco de los estándares comerciales del sudeste asíatico, que si bien son fieles a su música tradicional, prefieren oirla con ritmos pop o de rock alternativo. En sí eran dos bandas que terminaron juntándose para unificar sus pasiones y el agente coagulante de la unión fue la vocalista Nonnie, que trajo su dulce voz y su aceptable dicción en inglés para hacer más llevadera esta fusión. En todo caso el primer trabajo de la banda, títulado 1st y lanzado en 1999, es en su mayor parte instrumental y de hecho lo he pescado super poco en comparación con el segundo porque lo encuentro un poco más "lineal", donde se destaca mucho su influencia de jazzistas como los de The Weather Report y Mahavishnu Orchestra. Para quienes disfrutamos del eclecticismo de tales bandas la weá es la raja, pero la verdad es que era la corriente de jazz de la década, quizá algo más aventurero habría estado mejor. No obstante, temazos como "Lamentation & Fantasia Gamelantronique", el tema que abre el disco, tira a la parrilla altiro un desplante de kyrie (el canto de iglesia con que comienza), rock progresivo, jazz y harto gamelán. Me gustaría, me encantaría, me fascinaría explayarme largo y tendido por una hora sobre el gamelán, pero la verdad es que, a pesar de ser un ritmo que me ha tenido atrapado por unos cuantos años, no es mucho lo que sé, pero si se los puedo recomendar sin miedo a que vengan de vuelta a tirármelo por la cabeza. Si quieren relajarse tienen gamelan degung, si quieren metal progresivo sin instrumentos eléctricos tienen el gong kebyar. ¡Hay para todos, loco! Peeero, como les decía, la canción es la mejor carta de presentación de la banda ante la comunidad prog del mundo, pero a la vez un relato musical sobre los disturbios de mayo del 98 en Indonesia. Los disturbios fueron motivados por la crisis económica que atravesaba el país, con crisis de abastecimiento de alimentos y un desempleo estratosférico, pero las revueltas contra el régimen de turno se volcaron hacia los inmigrantes chinos, convirtiendo un conflicto socioeconómico en la clásica y gastada lucha racial. No es mucho lo que sé sobre lo más peliagudo del tema, pero lo dejaré hasta ahí, porque aún así ¿entienden un poco la mezcolanza bien encajada de estilos en una sola canción? ¿Todos los puntos de vista y culturas trabajando juntos? Más adelante las piezas tienen harto que mostrar, yendo de un jazz medio lounge de "This Love", tintes de música de cámara medio avant-garde a la Flairck (¿guiño a la historia de Indonesia bajo la orbe holandesa?), hasta el sabor a pop de "Dua Cermin", cantada en indonesio para mayor efecto. Wujudkan!, que en español significa ¡Crea!, también tiene su toque medio radial, con una melodía que a mi gusto es bien alegre y alimentado con sintetizadores que a ratos huelo medio new wave, pero son la guitarra y el oboe los que delatan la raíz detrás de la tintura dizque popera. Para cerrar Contrasts entrega el plato fuerte, una pieza sólida de algunos estilos de gamelán combinados y modernizados, haciendo honor al nombre por los ligeros contrastes que notarán quienes no están acostumbrados a tal unión. La verdad es que King Crimson en los 80 se inspiró un poco en esta corriente de música folklórica para los juegos de guitarras del Discipline para adelante, pero otra cosa es escuchar al gamelán mismo hecho rock progresivo, con los metalófonos y el suling entregando lo mejor del sonido del sudeste asiático.

 Ah, en fin. Aún así me costó caer en el primer disco, siempre fui más cercano al segundo porque también tiene la primera canción de ellos que escuché. Como les dije hace unos minutos, horas o lo que sea, tasé "System Manipulation" en Progarchives y como entonces era fanboy de Patton me era imposible no hacer un paralelo entre la introducción con kecak de la canción con aquella otra del California, pero era más que obvio que estaba tratando con una banda diferente, con una canción que en el mismo bolsillo metía gamelán, kecak (un estilo de baile y teatro más que musical, que incluye el reconocible "canto del mono"), jazz y heavy metal en la voz de quien creo es Hassan, quien denuncia al poder como fuente de corrupción del hombre y quien lo guía a su perdición, mientras Nonni nos pide que no dejemos que la ira consuma nuestras vidas y libremos nuestra mente de las preocupaciones diarias. Así abre ...Tot Licht!
 El segundo disco vio la luz en 2004, en tiempos en que la banda ensayaba cada semana pero con suerte había tenido menos de diez presentaciones en vivo, más que nada por la escasa tribuna que una banda de rock progresivo tenía en la escena musical local, por más folklore que le metieran. Lo cuático es que un año después nace el Festival Internacional de Jazz de Jakarta. lel. Aún contra todo panorama poco auspicioso sacaron disco nuevo y el nombre que pareciera significar "luz muerta" en alemán (en serio, pasé años creyendo eso) viene del libro Door Duisternis tot Licht, id est "Desde la oscuridad a la luz", escrito en holandés por la autora javanesa R. A. Kartini, a quien de hecho hacen referencia en la canción "Verso Kartini: Door Duisternis tot Licht", una suite de 12 minutos llena de fuerza y esos cambios de tiempo y ritmo a los que ya deberiamos estar acostumbrados. Kartini es considerada una heroina en esos lares por su lucha a favor de los derechos de la mujer y el derecho a obtener educación, lo que nos pinta claro que la banda no queda en buena música y hasta el momento ha incluido varios mensajes sobre la sociedad, la esperanza y la unión. Ahora, no sé si en verdad "breathe", la segunda canción del disco, habla solo sobre respirar o va más allá, la verdad es que la voz rugiente de quien creo que era Kiki Caloh le quita algo de seriedad y "soportabilidad" al tema, pero Nonnie siempre esta ahí para salvarla. Además el de la voz aguda encuentro que tiene buen tono y aporta el toque de heavy metal clásico a la pieza. Por otra parte musicalmente no es malo, es solo la elección de voz que la caga, pero si tienes paciencia no es algo que te mate el ambiente. Si pasan entonces tírense altiro a P.E.S.A.N., una canción hermosísima con rasgos de algún estilo folklorico guiado por las guitarras y la flauta que reconozco pero no me atrevo a mencionar para no cagarla, con letras en indonesio. Misma vibra suave creada por Misfortune Lunatic, el bonus track de la versión que subo, con notables influencias del gamelán sundanés pero que, a falta de suling mete oboe y añadiendole sintentizador a las percusiones metálicas, crea la atmósfera nocturna y costera de este estilo, dando paso casi a la mitad de la canción a una explosión de rock decorado con un dueto femenino-masculino y una improvisación más propia del jazz cuando este estallido pierde momentum, para ganarlo nuevamente pero en la línea libre del ritmo occidental.
Pero puta, me tire super rápido al final saltándome mi piece de resistance favorita "Anne", la suite de 20 minutos que, de una forma u otra, hará que metas gamelán a tu vida. La escala florida del gamelán abre en versión teclas, narrando la historia de una niña que mira las calles encerrada en su ático hasta que la puerta es derribada. La primera vez que la escuché y que pude captar algo de ese inglés comprensible pero aún así extranjero de Nonnie supe que seguía un poco la línea del disco, hablando sobre la guerra y el deseo de seguir viviendo, pero bastó una comparación de fragmentos para darme cuenta que no es más que ¡la historia de Ana Frank interpretada en música sudasiática progresiva! Más kecak, más martillos metálicos golpeando metal a velocidades desafiantes, guitarras voladoras más las viejas baterías y un bajo que saltan del jazz al heavy metal, una combinación constante, sonante y varias veces cohesiva de tiempos, como si una alta acumulación de cronotones marcara las notas de su partitura... Nunca noto los casi veinte minutos hasta que la voz femenina y el teclado abren un ambiente épico donde la protagonista muere o canta desde el más allá, deseando armonía en el mundo y el fin de los conflictos. Puedo escucharlo a oscuras y veo el espectáculo de luces y humo que evoca la posible presentación en vivo de este temazo. No sé como pude vivir tantos años sin esta canción, sin esta banda, sin ponerla a todo puerco en un equipo de música cuyos parlantes sean turbinas de avión. Si, todo muy hermoso.

 El tiempo no perdona y aunque en su tierra la banda ganó reconocimiento y algunos en occidente los recordamos con cariño, el grupo terminó disolviéndose. El año pasado se reformaron para tocar un tema llamado "The Machine" en un disco de estudio de varios artistas de la península, pero hasta el momento no lo he escuchado. Sé que de vez en cuando tocaban en algunos festivales de rock progresivo, con algunos cambios en la alineación. Pero mientras más me adentraba en el presente de la banda, más me entristecía. Según Wikipedia Nonnie murió. No encuentro una fuente, pero si recuerdo haber leído en alguna página de noticias de jazz que un miembro de la banda hacía referencia a su muerte. Ya por el 2010 Anto Praboe, oboista, la acompañó y en diciembre del año pasado Kiki Caloh, bajista, se unió al Gran Concierto en el cielo víctima de una enfermedad que no recuerdo haber visto anunciada. Me duele porque eran buenos músicos y hasta donde sé también eran jóvenes y siempre es fome perder talento tan ignorado. Al menos su legado vivirá y espero que quienes lo disfruten también guarden sus nombres.


1999- 1st

2003- ...Tot Licht!
Chao, nos vemos pa la otra y gracias a todos los que postearon mientras estaba de vagaciones, que fueron hartos y no sé que chucha.

Fé de erratas: Nonnie no murió, no sé quien difundió ese error, pero viendo unos videos en vivo en youtube un tipo cayó en el mismo error y le corrigieron. Hablando de videos, hay dos presentaciones del 2012, recien vi  una de la TV indonesia y weón que bacanería. Claro, problemas de audio de por medio, algunas pifias, pero buenas ejecuciones igual.

miércoles, 10 de febrero de 2016

El-Creepo!- Bellissimo (2016)

Puta que mal empezar el año con noticias tan mierderas. Primero se va Angus Scrimm, a quienes los fanáticos del terror y los que veíamos CHV por la noche a principios de la década pasada conocíamos como el "Hombre Alto" (The Tall Man) o "El sepulturero culiao con las esferas metálicas chupasangre" de la saga Phantasm, que nos dejó a la tierna edad de 89 años sin alcanzar a ver publicada Phantasm: Ravager. Al otro día, en la noche, muere David Bowie y me entero en la mañana del día siguiente, cagándome la onda el triple. Sé que varios lo vieron venir, pero aún así digo que me dio hasta miedo haber notado todas las señales de su muerte cercana en el último disco, sobre todo en los videos de "Blackstar" y "Lazarus". Simplemente pal hoyo. Hace varios veranos atrás bacilabamos varios temas de la edad de oro de Bowie con mis amigos (refiérome a sus tiempos de rockero más que la edad popera-experimental post Low), uno se aprendió Space Oddity para que otros dos pudieramos cantarla y hasta lo hicimos en un karaoke, con pésimos resultados. Ahora todos esos pergüetanos deben estar poniendo en sus muros de Facebook el tema pajero que no pudieron identificar esa noche de borrachera.
También murió Alan Rickman, pero pensé que era Rick Wakeman y como no era entonces no me importa. Nunca fui fan de Harry Poto así que no tapicé mi cuenta con fotos de él, Bowie y Lemmy (lo había olvidado, sorry) tocándose las nalgas en el cielo ni weá. Como sea, ese es el prólogo y ya pasó harto rato.



 Algunos ya cachan que, debajo de esta capa de pelaje de hombre hosco, tosco yyyyy Roscoe estoy lleno de lípidos y algo de amor que no puedo entregar a mi gata porque moriría incendiada por mi oleada de caricias. Siendo sincero, para mí el amor es una weá rara, una mezcolanza de feromonas y aumento en el bombeo sanguíneo a partes expandibles del cuerpo. No lo digo de weón rasca o picao a autista, es solo que años de soltería hace que todo eso empiece a perder el sentido idílico que, como ignaro en tales "artes", le daba. Pero sin embargo si sé lo que me gusta, y puta que me gusta que metan el terror o lo grotesco en el amor, sea en los relatos o poemas góticos del siglo XIX (en películas no, me repugna, con la excepción de Freaks de Todd Browning) o en la música. Fue algo de eso que me mantuvo cautivo al proyecto de Todd Smith bautizado como El-Creepo!, que combinaba baladas románticas, muy suaves y radiales, con letras referentes a asesinos en serie, canibalismo, viajes al infierno como cual Orfeo vaquero y adicción a la heroína, algo que al menos no había escuchado mucho, quizá porque de no ser por Smith no habría dado con una escena que ya contaba con varios exponentes, donde Nick Cave ya había hecho la pega hace años y bandas ultra under como Harley Poe lo elevaban todo a un nivel más gráfico. Que decir de Comus y toda la onda weird folk que había florecido entre los círculos esotéricos de hippies. No había pensado en como El-Creepo! me abrió la puerta a un mundo terrible de pulento... mira tú.
 La cosa con El-Creepo es que fue violento y apasionado solo en el primer disco, porque para Aloha, el segundo disco, ya las cosas se habían suavizado un tanto más y gran parte de las canciones hablaban de amor eterno o perdido o más de la condición humana que de desamor o sangre en las paredes, lo que Polkadot Cadaver pareció cubrir con más dedicación y con esa fusión de electropop con metal. Este año Todd sacó disco nuevo con Dog Fashion Disco y además tiró para el primer día de enero Bellissimo, el trabajo que adelanté aquí el mes pasado, que ahora sí que sí es pura mamonería, cursilería, amor, apapachos, arrullos, currucucú paloma y toda esa cala. El detalle es que... no es taaaan malo. Ya cacharon que me gustó el Mondo Cane de Mike Patton y su trabajo en Lovage, que son amor del puro y amor del coshinón respectivamente, pues por razones maternales crecí entre música italiana, francesa o belga españolizada y baladas románticas desde las mega orquestadas hasta las más plásticas, así que es algo que llevo conmigo desde siempre y no me puedo quitar tan fácil; son como iones de uranilo integrados entre las moléculas de calcio de mis huesos.
 En esta nueva entrega Todd se luce con todo su repertorio de melosidad y cursilerías, donde explora un poco más dentro del vasto campo de las baladas románticas, paseándose por el folk de Rainbow Connection (cover de la canción homónima de "Los Muppets: La película" del 79); tintes de jazz radial en Wait for Me, poniéndole saxo a lo DFD pasado por bombones de chocolate; harto dream pop, con sus atmósferas sintetizadas yyyyy eso, no varía mucho entre el folk, la balada y el pop rock comercial que podemos encontrar en Too Good to be True, que dentro de su simplicidad esperada es una canción super pegajosa y "gustable". Hay algo curioso con su estructura y es que, como en el primer disco, parece estar dividido en tres partes, donde los primeros tantos temas son pop romanticón directo, pasada la mitad se pone más pesado y vuelve a ser suave antes de terminar, y se nota después de la última canción mencionada que pasa a Zombie Sun y When The Devil Creeps In, cuyo video subí el año pasado comparándolo en composición con un poco al swing. No en instrumentación, obvio, aunque hay bronces de por medio, pero es como si escucharan swing con... pa que doy ejemplos, ya cachamos a Diablo Swing Orchestra, no es nada que no hayan hecho ellos, pero aún así se recibe bien. Por otra parte, Tangerine vuelve a apuntar a algo más parecido a Dog Fashion Disco y con las letras violentas/cultistas de la vieja escuela y nos llena de adrenalina que seguimos aprovechando hasta que termina el disco con Sight for Sore Eyes, que siguen dando un giro a la, hasta el momento, exhibición desvergonzada de sentimientos humanos como el amor y más amor. De hecho, hablando de DFD, la formación de este proyecto solista de Smith consiste en casi la misma de la Dog Fashion blablá, onda Rippetoe en teclados y vientos, Stepp a la guitarra, White en batacas y Ensminger al bajo. No sería de extrañar en todo caso si la comparamos con el staff de Polkadot Cadaver, si al final son solo distintos nombres para la misma banda con algunas variaciones en los miembros y abordando otros estilos. Muy a lo Secret Chiefs 3.
¿Vale la pena? La verdad es que si eres fanático de Todd Smith sí, pero si quieres empezar a escuchar a El-Creepo! porque te tinco lo que te mencionaba sobre sus inicios mejor empieza por el primer disco y quedate ahí, a menos que tu sangre de Valentino desenfrenado te incite a escuchar material cada vez más suave y compuesto con más delicadeza.

 No creo que tenga más que agregar sobre el disco. En sí no lo disfruté mucho, no tanto como el primero o el Aloha, que tienen canciones de las que uno se puede enamorar como Skeleton Horse y Sick Amore, respectivamente, aunque puede que me pase eso con Too Good To Be True, pero su letra... eso es lo que me impide ponerlo al nivel de sus predecesores. Por lo demás, solo queda esperar que lo gocen en sus Samba Lentines solitarios, porque si no lo pasan sólo no puedo pasarlo en espíritu con ustedes.
Meh, media weá.
Puta, ojalá pudiera sentir mejor el amor que fluye en este disco, o quizá lo siento, pero la cosa sería expresarlo. Nah, los estoy webeando, puedo expresarlo perfectamente a través de mis Sims. Así que este 14 rompamos todos los rings de cuatro perillas disponibles en el repertorio de inmobiliario sim al ritmo de las baladas más perversas, desesperadas y acarameladas de Smith y compañía. Suerte en sus planes para San Calientín, aunque les reventaré los globos con forma de corazón que le lleven a la futura polola repitiendo lo que dijo una mina que me gustaba el año pasado: "nunca pidan pololeo antes o después del 14 de febrero porque se van a ver muy desesperados y nadie los va a pescar". Entonces pasó el tiempo, me dije "pico con la weá, no sé cuanto habrá que esperar" y mandé todo a la chucha, perdiendo lo que nunca habría ganado. Ríndanse y dedíquense a una vida de soledad, que al final igual es más cómodo morir sólo y llorando en la pieza de un departamento oscuro que junto a alguien que los ame y sufra por ustedes. ¿O no? No cacho ná. Saludos para tí, valentina secreta, espero que nunca sepas quien eres... o mejor sí, para que te agarren para el webeo. Veré si salgo del foso del ennui en soledad contigo y juntos prendemos fuego a la sociedad occidental y bailamos entre los escombros flégreos de la decadencia humana... ¿ven? ¡por eso sigo solo!