martes, 14 de junio de 2016

Opus Avantra

 Unas cuantas semanas atrás, cuando aún podia oler, había un olor que sentía en distintas partes y que gatillaba una ola de flashbacks indefinidos pero con una sensación antigua que me tiraban un chorro de nostalgia a la cara que toma sus minutos en disiparse. El aroma en sí es como a canela pero mezclado con algo más, que me gusta harto pero nunca me había desbloqueado recuerdos en oleadas, onda como la descripción del aleph en el cuento homónimo de Borges, con un punto brillante donde se podían apreciar todos los lugares del mundo a la vez, pero sin solaparse uno sobre otro. Veo situaciones, recuerdo sensaciones y emociones... siento un viaje en micro a La Serena pasando por Las Torres, siento queltehues volando hacia la quebrada en un atardecer carmesí, huelo la humedad de la lluvia elevándose del patio embarrado, las tardes frente al computador haciendo tareas, a veces veo una noche en que estaba viendo el UCV en el living esperando a que calentaran el agua para bañarme; hasta recuerdos más recientes, como una salida al centro para comprar dulces para las once. Todo muy Proustiano.
 La cosa es que éste olor a canela, además de imágenes y momentos, tenía una música que no podía definir hasta que fui al baño estando en la pega y pude distinguir cada instrumento y nota. Era Opus Avantra.

Si llegaron acá por error o vitrineando ya tendrán la interrogante brotando de sus encéfalos, así que les aclaro al toquemón que es un Opus Avantra, si se come o no y que puede hacerse con él cuando se pone bélico. Opus Avantra (PAF, la nombré tres veces, la invoqué al winamp) fue una banda italiana nacida en 1973 gracias a dos figuras que permanecieron como las cabezas de la banda: Alfredo Tisocco en la dirección orquestal y el piano y la soprano Donella Del Monaco, que aparte de otorgar su bien entrenada voz escribía las canciones. El resto de los instrumentos corrían por parte de distintos músicos de sesión que cambiaban entre discos y presentaciones en vivo. Ese nombre tan inolvidable nació de la composición de tres términos que describían muy bien lo que buscaban en cuanto a sonido: Opus (latín para "ópera", por la voz de la soprano) Avan (Avanguardia, por el sonido vanguardista que suelen esconder y sacar a la luz entre tema y tema) y Tra (Tradizione, porque la base musical sobre la cual experimentan y moldean su obra es la música tradicional italiana). Puede que vanguardia y tradición sean conceptos totalmente opuestos para algunos pacatos, pero aunque semánticamente lo sean Opus Avantra buscaba una reestructuración, remodelación y reinterpretación de una tradición musical muy ligada a la música clásica y por ende casi inmanente.
A pesar de tanto recuerdo no consigo ver cómo llegué a esta banda. Muchos la conocerán si es que tienen la lista de Nurse With Wound: una suerte de lista de recomendaciones que el proyecto del mismo nombre de Steve Stapleton incluyó en su primer disco y que varias personas usan como lista de compra. Yo no, aunque coincidímos con varios artistas y con el tiempo de más que alguien pensará que me baso en esa lista para subir material. Paaaaja como para hacerlo. Y aún no recuerdo como los conocí, pero mi enamoramiento con su música fue corto y potente, sobre todo con su primer trabajo que también fue, por suerte, el primero que escuché. No digo que el resto sea malo, pero es que... les explicaré, pero después de los comerciales.
 Introspezione es el nombre que recibe el primer trabajo de Opus Avantra lanzado en 1974, pero también se le conoce como "Opus Avantra -  Donella Del Monaco" por ser las únicas palabras en la portada junto a una foto muy favorable (broma, broma) de una juvenil Donella.
 El álbum en su integridad resume toda la premisa de la banda, partiendo con un trabajo tan disonante como experimental en "Introspezione", un instrumental de piano y voces distorsionadas y nebulosas de dos minutos que va tomando forma hasta convertirse en un suave arpegio que se funde con "Les Plaisirs sont Doux", un poema del siglo XV de la pluma de Charles d'Orleans y musicalizado por Gianni Malatesta, pero reinterpretado con más instrumentos (o mejor dicho CON instrumentos) y con la dulce voz de Donella. Esta canción en especial es el aliciente que demuestra mi tesis de por qué éste es el álbum con el que hay que empezar. Lo sigue "La Marmellata", que abre con niños cantando y sigue con una flauta guiando a voz y violín en un tono medio canción de ronda, pero desemboca en una frenética carrera de graves lentos pero seguros y agudos repiqueteantes en piano. La belleza sigue con "L'altalena" [columpio en tano], que en letras no cacho mucho que dice, mi italoamericanense no es tan bueno, pero al parecer sigue con la línea infantil o nostálgica, y si es que es nostálgica puta que lo lograron bien. Por otra parte "Monologo" cumple con su premisa y consiste en nuestra ya querida cantante sumida en la confusión de un soliloquio en medio de instrumentos en colisión y disonante.
 Si son muy neneazas, espero que "Monologo" no les haya matado el orgasmo musical, porque viene "Il Pavone" para que derramen alguna lágrima víril de esas que solo se derraman cuando vemos a esa mina tan perfecta que no invita a tocarla, solo a contemplarla eternamente. En este caso escucharla, pero se entiende si quisieran bañarse con toda esa eufonía que se debate entre lo barroco y alguna canción ganadora del festival de San Remo. Pero ahora, si quieren algo más barroco, tásense la viola y el clavecín de "Ah! Doleur!" y salgan a caminar a la calle con sus damiselas en faldas poto de avispa, pero ojo oreja esternón, que a la mitad muta en algo más rock, con ritmo más marcado y pesado y Donella sacándole aire al diafragma. Onda como lo que se ve después con "Deliee", con la diferencia que esta tiene más calmas. No va a faltar el weón mala sangre que dirá "oe, pero esto no tiene ná de avant-garde po posser culiao blabla true blabla dogmas" y entonces llega "Rituale" con senda patá en l'hocico, una canción que parece imitar un exorcismo con rezos, ritmos en crescendo, estallidos extáticos tanto de voz como instrumental... tan así que no puedo escuchar esta canción con volumen alto porque ya han pensado mis papás que estoy viendo porno sin mute. Para que se hagan la idea imaginen ese tema de Aphrodite's Child en que canta Irene Papas o a Diamanda Galás. Ahora mismo que lo estoy escuchando en plena madrugada debo tener a la vecina pensando que estoy dando duro y parejo. Ja, como si fuera a pasar...

 De todas maneras no faltará quien quedó con gusto a poco en lo avant-garde con el primer disco y la verdad es que sí, son bien fieles a su concepto de "Tradizione", pero también representaron a cabalidad su idea de "Avantra". Aún así si, sé que querrán algo más arriesgado. Pues resulta que en 1975 optaron por hacer algo conceptual y probaron con los siete pecados capitales; exacto, los mismos que nunca salieron en la biblia pero que Evagrio Póntico el solitario, asceta y amigo transtemporal de Kevin Spacey, definió como los pecados que había que combatir para alcanzar el reino de los cielos y esas cosas. Siempre ha sido un tema atrayente para cualquier manifestación del arte, y en la música creo que faltaba pero completaron el nicho. Así fue concebido "Lord Cromwell (Plays Suite for Seven Vices)".
 Como concepto lo encontré bien ejecutado, por ejemplo: "Flowers on pride", que versa sobre el orgullo, tiene el tinte barroco que ilustra a un cuico vanagloriándose de lo que tiene;  los violines siniestros y el piano de "Avarice" hacen que suene como música de villano de película muda siempre buscando tener más, las metrallas de "Ire" y el riff que es acompañado de un ritmo desacompasado, como alguien ciego de ira intentando mantener las ideas en orden... hay harto para que se entretengan haciendo paralelos entre un pecado y su versión musicalizada, no les haré la pega yo. Adelante, es bacán hacerlo. Mucho menos... amigable para oídos ajustados al sonido anterior y no recomendable como música de fondo, porque en serio, mi sugerencia es que correlacionen las melodías con el pecado al que hace mención el título, es bacán. Por eso "My Vice" suena a tantas cosas, su libre interpretación es como una lámina del test de Rorschach en audio. Si algún dato técnico hay que aportar aparte de estas abstracciones es que en este disco Donella Del Monaco no partició, pero el espacio de las voces lo ocupó un coro gringo.

Me gustaría saber que pasó en el intermezzo de 1975 a 1989, cuando lanzaron "Strata", su tercer trabajo, pero no puedo encontrar información al respecto. O no hay o mi paja es cada vez más grande. Votaría por lo último. Lo que si les puedo decir es que Donella y Tisocco se dedicaron a sacar algunos trabajos personales del mismo corte, hasta que volvieron al alma mater con otro giro en ángulo recto, diciendo "¿creían que esto no podría ponerse más avant-garde? ¡JAJAJAJAJA!" y toma, un álbum de ejecución complicada, con tiempos más raros que los de un reloj orbitando entre Júpiter y un agujero negro, juegos entre melodías y atonalidades que harían vomitar a Lovecraft y el regreso de Donella mandándonos al mundo de las sombras con "Canto alla Notte", algo que no sé si es un dueto o la superposición triple de su voz cantando en diferentes tonos con el acompañamiento posterior de un órgano que suena como una orquesta de copas de cristal. Este si que los va a pillar desprevenidos, de hecho llevaba años sin escucharlo y agradezco no haber estado en ácido cuando lo volví a poner. Strata tan complejo que no me aventuraré en comentar la velocidad de los teclados ni las explosiones posiblemente incoherentes de la llamémosla orquesta; quédense con mi consejo de "escuchen la weá y si la entienden bienvenidos a la habitación donde los avatares y espíritus buscamos la iluminación luego de creer haberla encontrado".
 En la loca loca (cofcofcharcha) década de los noventa, con varios años y experiencia en el cuerpo, sacaron "Lyrics", una apuesta más relajada y hasta poco innovante que les juro que me había bajado hace dos años, después de mas de siete buscándolo, pero no puedo encontrarlo por ninguna parte. Quizá nunca lo inventarié o lo grabé en uno de los tantos dvd que el grabador me abortó, pero es más probable que esté en el disco duro viejo y la verdad es que es super poco probable que lo saque dentro de este año. No les vendré con weás. De todas maneras, si me motivo y lo saco o lo encuentro en otra parte lo subo, ustedes ya saen ya. Por lo pronto los dejo con una aventura italiana que ni Ezio Auditore podría haber vivido ni encontrado en sus perseguidas piezas del Edén. Algo así era, hace rato que no lo juego. Como les iba a decir, aparte de Lyrics Opus Avantra dio giras por el extranjero y en el 2008 sacó un DVD registrando una presentación en Japón. De hecho hay unos videos en youtube y están de rechupete. Creo que ya lo dije, no sé.

 Ahora pasemos a lo incómodo. Tengo este post en reserva desde hace unas semanas, pero si algo me motivó a retomarlo fue... nah, en verdad cada día añadía algo para que esto no se vea tan botado, aunque si confesaré que la no-sé-cuanta mención en la página de 7mo Vicio que tasé gracias a un amigo me invitó a escribir de nuevo para que los que van llegando y los más vetustos vean que en verdad no estamos muerto, mucho menos de parranda, pero si trabajando mucho (en el trabajo, porque acá es poco). Gracias por los visitantes; sigo con la paranoia de que tanta gente hará que caigan las denuncias por la DMCA como hace años, pero puta, si hay gente que recibe bien esto de ver a un futuro paciente psiquíatrico-campesino-chimpancé divagando sobre esto y aquello y a veces sobre música bacán po, que mejor. Sentía que hablaba solo y no me molestaba, y si es así nada habría cambiado. Por otra parte, y retomando el primer punto, tengo mucho material que varias disqueras grandes e independientes tienen en sus catálogos pero que no han vuelto a reeditar, así que chúpenlo si me sacan algo no-comercial. Lo que al menos me alegró harto es que el post de Discus tiene hartas visitas y mientras más gente conozca el gamelán mejor. Y como dijera el famoso conde vampiro Antonio Vodanovic: "ustedes sigan bailandom, ustedes sigan bailandom", que somos lentos pero cumplimos [debí poner entre mis resoluciones de fin de año dejar ese plural editorial, pero meh].
Gracias por jugar.
El futuro es ahora.
SNK.


1974- Introspezione

1975- Lord Cromwell (Plays Seven Suites for Seven Vices)

1989- Strata

1 comentario:

  1. Muy interesante, muchas gracias... se aprecia el esfuerzo.

    ResponderEliminar