martes, 10 de mayo de 2016

Discus

 Ya culiao, vengo llegando de vacaciones (no fueron tan largas, me demoré el subir música porque tenía paja y un impulso suicida que tiraba con la fuerza gravitacional de mil estrellas) y después de una bella experiencia psicodélica suprasensorial en bicicleta me dije "es hora de devolver a la comunidad lo que me tomó años quitarle". Dicho y hecho devolví todos los tubos de cobre de mi reserva. Junto con eso también resubiré lo que está muerto y que por fin me avisaron y de paso música que disfruté musho musho.
Siempre he dicho que es bueno desencasillarse musicalmente, que dar un paseo a pie por los sonidos del mundo, independiente del género, te refresca el aire en los pulmones y de paso te muestra el mundo multicolor afuera de las paredes mohosas de tu pieza de triste asalariado que desearía tener plata para viajar pero no puede dejar de pagar el arriendo o si no se queda botado en algún aeropuerto de Hong Kong. Por eso les insto a ponerle pausa un rato al grupo gordometalero o a la banda pretenciosa hipster que esten escuchando y paren la oreja con lo que suena en el campo de su país, en las montañas más alejadas de Nueva Guinea, en los desiertos de África o en el campo de batalla de algún país de Europa central. En mi caso, fue por desglosar a varias bandas de rock progresivo o de música experimental que terminé en distintos rincones del globo y para que den los mismos tumbos traeré una bandaza que me alegró hace años y de nuevo hace unos meses.

 Discus es un ejemplo de dos cosas: de lo difícil que era ser altamente talentoso y no vivir en la orbe américo-europea en los tiempos donde el internet era de unos pocos y también de como el sincretismo musical te abre las puertas a un mundo de posibilidades tan grande que te perderías y no encontrarían tu cadáver ni en diez años. Los escuché por primera vez en la Progarchives, porque ellos tienen una selección de audio de varias bandas, donde filtré por RIO/Avant Prog y escuché "System Manipulation", que por veto a saber qué argumento pensé que se parecía un poco a Mr. Bungle, cuando en verdad le pasa "rozando" a varios metros de distancia. De hecho, por esa fecha se los presenté a un amigo que me dijo que estaba cagao de la mente porque no sonaban igual vocalmente y un poco en lo musical, así que pensándolo con la cabeza más fría me di cuenta que en realidad era un híbrido entre la esencia del heavy metal clásico de Iron Maiden con, no sé, Mahavishnu Orchestra si hubieran nacido en Tailandia. O al menos así era en el primer disco que ellos que escuché, que cronologicamente correspondía al segundo y último. La canción me recordaba al "Goodbye Sober Day" de Mr. Bungle pero en estructura no se le parecía en nada, de hecho terminé notando que la banda era tan multifacética que no había visto más que el 1% de su poder de batalla.

 Esta alegre banda de muchachines de Indonesia nació a finales de los noventa, motivados por los gustos musicales y el talento del guitarrista de jazz Iwan Hassan y de Fadhil Indra, percusionista, tecladista y vocalista, que reclutaron a un grupo de músicos autodidactas, excluyendo a  Hassan y al de los vientos que tenían estudios de conservatorio, hasta alcanzar los ocho miembros que conformaron una banda de jazz contemporáneo que salía un poco de los estándares comerciales del sudeste asíatico, que si bien son fieles a su música tradicional, prefieren oirla con ritmos pop o de rock alternativo. En sí eran dos bandas que terminaron juntándose para unificar sus pasiones y el agente coagulante de la unión fue la vocalista Nonnie, que trajo su dulce voz y su aceptable dicción en inglés para hacer más llevadera esta fusión. En todo caso el primer trabajo de la banda, títulado 1st y lanzado en 1999, es en su mayor parte instrumental y de hecho lo he pescado super poco en comparación con el segundo porque lo encuentro un poco más "lineal", donde se destaca mucho su influencia de jazzistas como los de The Weather Report y Mahavishnu Orchestra. Para quienes disfrutamos del eclecticismo de tales bandas la weá es la raja, pero la verdad es que era la corriente de jazz de la década, quizá algo más aventurero habría estado mejor. No obstante, temazos como "Lamentation & Fantasia Gamelantronique", el tema que abre el disco, tira a la parrilla altiro un desplante de kyrie (el canto de iglesia con que comienza), rock progresivo, jazz y harto gamelán. Me gustaría, me encantaría, me fascinaría explayarme largo y tendido por una hora sobre el gamelán, pero la verdad es que, a pesar de ser un ritmo que me ha tenido atrapado por unos cuantos años, no es mucho lo que sé, pero si se los puedo recomendar sin miedo a que vengan de vuelta a tirármelo por la cabeza. Si quieren relajarse tienen gamelan degung, si quieren metal progresivo sin instrumentos eléctricos tienen el gong kebyar. ¡Hay para todos, loco! Peeero, como les decía, la canción es la mejor carta de presentación de la banda ante la comunidad prog del mundo, pero a la vez un relato musical sobre los disturbios de mayo del 98 en Indonesia. Los disturbios fueron motivados por la crisis económica que atravesaba el país, con crisis de abastecimiento de alimentos y un desempleo estratosférico, pero las revueltas contra el régimen de turno se volcaron hacia los inmigrantes chinos, convirtiendo un conflicto socioeconómico en la clásica y gastada lucha racial. No es mucho lo que sé sobre lo más peliagudo del tema, pero lo dejaré hasta ahí, porque aún así ¿entienden un poco la mezcolanza bien encajada de estilos en una sola canción? ¿Todos los puntos de vista y culturas trabajando juntos? Más adelante las piezas tienen harto que mostrar, yendo de un jazz medio lounge de "This Love", tintes de música de cámara medio avant-garde a la Flairck (¿guiño a la historia de Indonesia bajo la orbe holandesa?), hasta el sabor a pop de "Dua Cermin", cantada en indonesio para mayor efecto. Wujudkan!, que en español significa ¡Crea!, también tiene su toque medio radial, con una melodía que a mi gusto es bien alegre y alimentado con sintetizadores que a ratos huelo medio new wave, pero son la guitarra y el oboe los que delatan la raíz detrás de la tintura dizque popera. Para cerrar Contrasts entrega el plato fuerte, una pieza sólida de algunos estilos de gamelán combinados y modernizados, haciendo honor al nombre por los ligeros contrastes que notarán quienes no están acostumbrados a tal unión. La verdad es que King Crimson en los 80 se inspiró un poco en esta corriente de música folklórica para los juegos de guitarras del Discipline para adelante, pero otra cosa es escuchar al gamelán mismo hecho rock progresivo, con los metalófonos y el suling entregando lo mejor del sonido del sudeste asiático.

 Ah, en fin. Aún así me costó caer en el primer disco, siempre fui más cercano al segundo porque también tiene la primera canción de ellos que escuché. Como les dije hace unos minutos, horas o lo que sea, tasé "System Manipulation" en Progarchives y como entonces era fanboy de Patton me era imposible no hacer un paralelo entre la introducción con kecak de la canción con aquella otra del California, pero era más que obvio que estaba tratando con una banda diferente, con una canción que en el mismo bolsillo metía gamelán, kecak (un estilo de baile y teatro más que musical, que incluye el reconocible "canto del mono"), jazz y heavy metal en la voz de quien creo es Hassan, quien denuncia al poder como fuente de corrupción del hombre y quien lo guía a su perdición, mientras Nonni nos pide que no dejemos que la ira consuma nuestras vidas y libremos nuestra mente de las preocupaciones diarias. Así abre ...Tot Licht!
 El segundo disco vio la luz en 2004, en tiempos en que la banda ensayaba cada semana pero con suerte había tenido menos de diez presentaciones en vivo, más que nada por la escasa tribuna que una banda de rock progresivo tenía en la escena musical local, por más folklore que le metieran. Lo cuático es que un año después nace el Festival Internacional de Jazz de Jakarta. lel. Aún contra todo panorama poco auspicioso sacaron disco nuevo y el nombre que pareciera significar "luz muerta" en alemán (en serio, pasé años creyendo eso) viene del libro Door Duisternis tot Licht, id est "Desde la oscuridad a la luz", escrito en holandés por la autora javanesa R. A. Kartini, a quien de hecho hacen referencia en la canción "Verso Kartini: Door Duisternis tot Licht", una suite de 12 minutos llena de fuerza y esos cambios de tiempo y ritmo a los que ya deberiamos estar acostumbrados. Kartini es considerada una heroina en esos lares por su lucha a favor de los derechos de la mujer y el derecho a obtener educación, lo que nos pinta claro que la banda no queda en buena música y hasta el momento ha incluido varios mensajes sobre la sociedad, la esperanza y la unión. Ahora, no sé si en verdad "breathe", la segunda canción del disco, habla solo sobre respirar o va más allá, la verdad es que la voz rugiente de quien creo que era Kiki Caloh le quita algo de seriedad y "soportabilidad" al tema, pero Nonnie siempre esta ahí para salvarla. Además el de la voz aguda encuentro que tiene buen tono y aporta el toque de heavy metal clásico a la pieza. Por otra parte musicalmente no es malo, es solo la elección de voz que la caga, pero si tienes paciencia no es algo que te mate el ambiente. Si pasan entonces tírense altiro a P.E.S.A.N., una canción hermosísima con rasgos de algún estilo folklorico guiado por las guitarras y la flauta que reconozco pero no me atrevo a mencionar para no cagarla, con letras en indonesio. Misma vibra suave creada por Misfortune Lunatic, el bonus track de la versión que subo, con notables influencias del gamelán sundanés pero que, a falta de suling mete oboe y añadiendole sintentizador a las percusiones metálicas, crea la atmósfera nocturna y costera de este estilo, dando paso casi a la mitad de la canción a una explosión de rock decorado con un dueto femenino-masculino y una improvisación más propia del jazz cuando este estallido pierde momentum, para ganarlo nuevamente pero en la línea libre del ritmo occidental.
Pero puta, me tire super rápido al final saltándome mi piece de resistance favorita "Anne", la suite de 20 minutos que, de una forma u otra, hará que metas gamelán a tu vida. La escala florida del gamelán abre en versión teclas, narrando la historia de una niña que mira las calles encerrada en su ático hasta que la puerta es derribada. La primera vez que la escuché y que pude captar algo de ese inglés comprensible pero aún así extranjero de Nonnie supe que seguía un poco la línea del disco, hablando sobre la guerra y el deseo de seguir viviendo, pero bastó una comparación de fragmentos para darme cuenta que no es más que ¡la historia de Ana Frank interpretada en música sudasiática progresiva! Más kecak, más martillos metálicos golpeando metal a velocidades desafiantes, guitarras voladoras más las viejas baterías y un bajo que saltan del jazz al heavy metal, una combinación constante, sonante y varias veces cohesiva de tiempos, como si una alta acumulación de cronotones marcara las notas de su partitura... Nunca noto los casi veinte minutos hasta que la voz femenina y el teclado abren un ambiente épico donde la protagonista muere o canta desde el más allá, deseando armonía en el mundo y el fin de los conflictos. Puedo escucharlo a oscuras y veo el espectáculo de luces y humo que evoca la posible presentación en vivo de este temazo. No sé como pude vivir tantos años sin esta canción, sin esta banda, sin ponerla a todo puerco en un equipo de música cuyos parlantes sean turbinas de avión. Si, todo muy hermoso.

 El tiempo no perdona y aunque en su tierra la banda ganó reconocimiento y algunos en occidente los recordamos con cariño, el grupo terminó disolviéndose. El año pasado se reformaron para tocar un tema llamado "The Machine" en un disco de estudio de varios artistas de la península, pero hasta el momento no lo he escuchado. Sé que de vez en cuando tocaban en algunos festivales de rock progresivo, con algunos cambios en la alineación. Pero mientras más me adentraba en el presente de la banda, más me entristecía. Según Wikipedia Nonnie murió. No encuentro una fuente, pero si recuerdo haber leído en alguna página de noticias de jazz que un miembro de la banda hacía referencia a su muerte. Ya por el 2010 Anto Praboe, oboista, la acompañó y en diciembre del año pasado Kiki Caloh, bajista, se unió al Gran Concierto en el cielo víctima de una enfermedad que no recuerdo haber visto anunciada. Me duele porque eran buenos músicos y hasta donde sé también eran jóvenes y siempre es fome perder talento tan ignorado. Al menos su legado vivirá y espero que quienes lo disfruten también guarden sus nombres.


1999- 1st

2003- ...Tot Licht!
Chao, nos vemos pa la otra y gracias a todos los que postearon mientras estaba de vagaciones, que fueron hartos y no sé que chucha.

Fé de erratas: Nonnie no murió, no sé quien difundió ese error, pero viendo unos videos en vivo en youtube un tipo cayó en el mismo error y le corrigieron. Hablando de videos, hay dos presentaciones del 2012, recien vi  una de la TV indonesia y weón que bacanería. Claro, problemas de audio de por medio, algunas pifias, pero buenas ejecuciones igual.

3 comentarios:

  1. Buena compa, aunque no lo crea siempre entro porsiaca a su blog, me alegra saber que está vivito y coleeeeeeeando

    ResponderEliminar
  2. https://youtu.be/qwyWuVKovnk

    ResponderEliminar