sábado, 18 de septiembre de 2010

Los Prisioneros- (1996) Ni por la razón, ni por la fuerza

Puta weon, me demoré pero volví, que es lo importante. ¿Y para qué volví? Bueno, puessss, si alguien ve la fecha sabrá que hoy sábado 18 de septiembre del 2010 Chile, mi país, cumple 200 años de "INDEPENDENCIA". Hay varias razones para esas comillas y gran parte de los chilenos sabemos cuales son, pero por si alguien quiere saber o uno olvidó les servirá saber que la verdadera independencia viene con la firma del Acta de Independencia un 2 de febrero de 1818, así que ebrios de la Nación, todavía faltan 8 años para que revienten sus hígados y vuelen sus cabezas en accidentes de tránsito. Lo que de verdad pasó hace 200 años fue la creación de la Primera junta de Gobierno, nombre que para muchos tiene una denotación más oscura y antipatriota... pensandolo bien están bien al pensar así, ya que al fin y al cabo se creo como representante de la Corona española mientras Napoleón les volaba la raja en casa. Así que celebrar lo de 1810 es decir "oh genial, hace 200 años seguiamos bajo la corona pero con un dictador chileno-irlandés-masón, eso es coooool!". No les negaré que igual celebró el 18, pero es más que nada por el asado y las reuniones familiares y entre amigos.
La otra razón es más... socio-económica, por llamarla de alguna manera. Los héroes de la patria pasaron años de sufrimiento, frustraciones, victorias y batallas desmembrantes para conseguir algo cercano a la independencia, pero gracias al modelo de Aldea Global que rige el mundo, en el cual si no estás inserto simplemente mueres de hambre mientras los otros países sólo miran y pican con sus palos. Eso a su vez implica depender del otro casi como un drogadicto depende de su dosis de heroína. Obviamente tambien podemos rehabilitarnos y vivir como todos quieren, gracias a nuestro propio trabajo, pero los resultados a largo plazo no serían muy favorables... ya, esto da para mucho ¡y lo importante aquí es la música!

Por el mediodía, cuando me desperté, sentí de golpe el espíritu dieciochero. El olor a cebolla se arrastraba bajo la puerta y mi pieza ya era un crematorio, alimentado con el calor primaveral de septiembre. Afuera sonaban miles de cuecas y en mi cocina las canciones del Temucano. Para poner de mi parte apagué la radio de la cocina y puse a Los Prisioneros para vacilar la onda shilena, pero mi mamá lo apagó porque no le gustó el toque político. Despues supe que era porque le traía recuerdos de la dictadura, los que no fueron muy felices. ¿Cómo habría sido para estos jóvenes de San Miguel tocar en plena dictadura, cuando todo debía pasar por los militares para ser aceptado? Pudo haber sido malo o no, pero nadie puede negar que a futuro su actitud subversiva contra el régimen pinochetista les favoreció. Eso es lo rescatable de la democracia, la libertad de expresión (claro que limitada, según parece).
Jorge Gonzále, Claudio Narea y Miguel Tapia formaron la banda en los turbulentos 80, mezclando ritmos como el punk, el ska y el rock 'n roll con temas sobre la dictadura, la falta de oportunidades para los jóvenes de la época y las diferencias sociales. Todos los chilenos o los que han escuchado alguna vez su música saben esto. Lo que no saben es que antes de ser Los Prisioneros tenían otros nombres, como Gus Gusano, Los Vinchukas y los Pseudopillos y su música sonaba totalmente diferente. Esta antología recolectó todo aquel material de dichas bandas y de temas que nunca vieron la luz por razones que no tengo idea cuales serán; convirtiendo el disco en un compilado rico en variedad sonora y con los temas clásicos precisos, sin saltarse ninguno.

La primera vez que uno lo escucha (sobre todo el disco 2) puede hasta preguntarse "WTF?? me cagaron!" por lo diferente que pueda sonar a lo que conocemos de Los Prisioneros (eso si obviamos la voz de González), pero eso es lo genial del disco, que las canciones no suenan iguales entre sí; por un lado tenemos, por ejemplo, En la Cripta que es puro psychobilly del bueno, o El Extremista, que parece ser un demo grabado en cassette con una caja como batería, en aquellos tiempos en que aún ni pensaban que serían famosos. King-Kong, el mono e Invitado de Honor suena a punk ska mientras que Fotos y Autógrafos suenan más a Depeche Mode que a cualquier otra cosa que hayan tocado y pa que nombrar Los cuatro Luchos, que suena a rap estilo Mi Abuela de un tal Wilfred. Podría seguir así por horas, terminando en kilómetros de post, pero tengo que terminar mi trabajo y después atacar a la carne en la parrilla. Sorry visitantes veganos, pero así soy y la biblia avala mi acción XD



Disco 1- Ni por la razón
Disco 2- Ni por la fuerza

Si mi país fuese un poquito, poquito mejor y sus instituciones trabajaran de verdad para el pueblo gritaría un viva Chile, pero lo siento, no hay nada que celebrar. Pero si pudiera pedir un deseo sería que todos aquellos que están por sobre nosotros, aquellos a quienes elegimos para tomar las decisiones por nosotros justifiquen sus "pobres" sueldos y trabajen de verdad. Por favor. Como se que no será así solo les dedicaré un gran CHUPENLO. Y sin mayo, conchetumare.

3 comentarios:

  1. Gracias por pasar por mi blog, tú hiciste un comentario sobre un post mío acerca de Pink Floyd. Estuve leyendo este artículo tuyo sobre tus jóvenes y la dictadura y Pinochet, y toda esa caca, todo lo que decís huele a Uruguay, ya ves, el mismo perro con diferente collar. También aquí soportamos 12 años con la luz apagada, y otras desfloraciones más, pero como decís vos, uno quiere su terruñito y aunque quiera gritar VIVAA!!.. no se puede!. En fin, seguí rocanroleando y cagando en los yuyos. Mi blog está ahí, un abrazo grande, desde la República Oriental "Masona" del Uruguay.

    ResponderEliminar
  2. Gracias¡¡ el primer disco se cayo pero el segundo todavia vive..

    ResponderEliminar